Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Siete chefs maridan su creación en el BEC

Los cocineros ofrecen muestras de su trabajo combinadas con cervezas

Los siete chefs, en el BEC. Desde la izquierda, Miguel Ángel de la Cruz, Diego del Río, Beatriz Sotelo, Rafa Morales, David Muñoz, Álvaro Garrido y Albert Ventura.
Los siete chefs, en el BEC. Desde la izquierda, Miguel Ángel de la Cruz, Diego del Río, Beatriz Sotelo, Rafa Morales, David Muñoz, Álvaro Garrido y Albert Ventura.

Siete jóvenes y creativos cocineros de primera fila han presentado hoy sus miniaturas gastronómicas, a modo de originales tapas, dentro de la tercera edición de la Feria del Pintxo, que el Bilbao Exhibition Centre (BEC) acoge desde el pasado jueves y hasta este domingo. Todos los bocados han sido maridados con otras tantas cervezas del grupo Mahou-San Miguel en una amplia combinación de sabores

Ha abierto el fuego Álvaro Garrido, que consiguió la primera estrella para su restaurante Mina de Bilbao en la última edición de los preciados galardones. “Me gusta que en mi cocina haya contraste de sabores”, dice. De esta forma, ha ofrecido un sashimi de dorada con crema de mejillón y aceite de oliva, el mismo aperitivo del menú degustación de hoy en su establecimiento.

Bacalao marinado en salmuera japonesa ha sido la propuesta de Rafa Morales, responsable y mente creativa del restaurante que lleva su nombre en Valencia, quien creció profesionalmente junto a Ferran Adrià en elBulli y después en la Hacienda Benazuza.

Diego del Río abre su Lago en Marbella, con una estrella Michelin desde 2005. Como la mayoría de sus colegas de hoy trabaja una cocina centrada en los productos más cercanos. Su propuesta ha sido un ajoblanco de piñones, con guiso de codorniz en escabeche y membrillo.

Formado con Jordi Vila o Jean Luc Figueras, el catalán Albert Ventura es actualmente propietario y chef del Coure de Barcelona y el Wall 57 de Valldoreix, en la también localidad barcelonesa de San Cugat del Vallés, en los que ha reinterpretado el clásico concepto de la tapa. Su elaboración ha sido un chop suey de navajas con verduras.

Dos estrellas Michelin o tres soles en la Guía Repsol avalan el trabajo de David Muñoz, que ha hecho de su Diverxo en Madrid uno de los restaurantes más originales y transgresores en sus formulaciones de toda España. Ha sido el cocinero más joven en recibir el premio al mejor chef de la Academia Nacional de Gastronomía. Muestra de su creatividad ha sido el pato con mole poblano al vapor, espina de sardina, trufa y ketchup de tamarillo que ha ofrecido en el BEC. A finales del próximo mes de abril tiene previsto abrir un nuevo restaurante en Londres.

Miguel Ángel de la Cruz se ha especializado en trabajar con los vegetales en su La Botica de Matapozuelos (Valladolid), desde el que ha ganado diversos reconocimientos. Unas setas como callos ha sido su propuesta.

Y para terminar la ronda, Beatriz Sotelo, que regenta en Cambre (A Coruña) su A Estación. Es la cocinera más joven de España en recibir una estrella Michelin y la primera mujer que ganó, en 2008, el concurso Cocinero del Año. Su bocado: lomo de vaca gallega con salsa de wasabi y aceite de brasas.

El maridaje ha quedado en manos del maestro cervecero José Manuel González, quien considera que la cerveza, en sus distintas modalidades, resulta más versátil que el vino para combinar con numerosos platos.

El proyecto pretende mostrar todas las posibilidades del maridaje a través de la cerveza dentro de una cultura gastronómica tan diversa como la española. De ahí las distintas procedencias de los chefs, cada uno con su especial forma de concebir el trabajo gastronómico. Los siete cocineros formaban también el jurado que iba a entregar el premio al mejor pincho de la feria, cuyo ganador, además de recibir 3.000 euros, participará en el próximo Madrid Fusión, una de las principales citas gastronómicas de España.

En la muestra del BEC participan 24 restauradores vizcaínos, cada uno de los cuales ofrece tres tapas. La organización de la feria esperaba que en estos cuatro días pasasen por el recinto ferial entre 18.000 y 20.000 personas y se sirviesen unos 70.000 pinchos.

El grupo Mahou-San Miguel organiza muestras gastronómicas similares en otras cinco ciudades (Barcelona, Madrid, Valencia, Gijón y Málaga) y por todas ellas van a pasar los siete cocineros presentando muestras de su trabajo.