Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El transporte público pierde ocho millones de pasajeros en Barcelona

El metro, principal víctima de la recesión en los primeros nueve meses del año, pierde 6,9 millones

La tarifa del taxi subirá un 2,9% y estrenará un nuevo complemento en 2014

La crisis sigue golpeando con fuerza al transporte público del área metropolitana de Barcelona, que perdió en los nueve primeros meses del año 8,19 millones de pasajeros. Las estadísticas mantienen la inercia negativa que se inició en 2012, cuando las máquinas expendedoras de billetes empezaron a notar una caída de las ventas, pero contienen también un dato positivo. En septiembre se produjo un repunte que se ha ido manteniendo en octubre y que los responsables de Transports Metropolitans de Barcelona (TMB) esperan que se consolide en los próximos meses, como otra supuesta señal de que la crisis ya habría tocado su punto más bajo.

Las estadísticas de TMB certifican que entre enero y septiembre se efectuaron un total de 463,89 millones de viajes de metro y de autobús, ya sea en las líneas que explota directamente la compañía pública o las que gestionan otros operadores. La caída conjunta es del 1,7%.

El suburbano sigue siendo el que más pasajeros mueve (273,87 millones) y también el que sufre la caída más brusca: perdió 6,9 millones, un 2,5% del total. Por su parte, los usuarios de los autobuses de TMB cayeron un 1,3%, hasta quedarse en 134,87 millones de viajeros, un 1,3% menos.

El resto de líneas de autobuses, menos significativa (55,14 millones), ganó un 1% de pasaje. En ese caso, han crecido más los servicios que no están integrados en las tarifas de la Autoridad Metropolitana de Barcelona, como el autobús que va al aeropuerto de El Prat y el turístico Barcelona City Bus. Ambos obtuvieron una mejora del 2,7% y en el caso del Aerobús ya absorbe el 13% del volumen total de personas que van al aeropuerto.

Respecto a la mejora registrada en septiembre, el presidente de TMB, Joaquim Forn, aseguró que "la crisis ha provocado un cambio de hábitos en los ciudadanos" que estaría detrás del repunte del uso del transporte público en detrimento del privado. "Es más económico", resumió el vicepresidente del Área Metropolitana de Barcelona (AMB), Antonio Poveda.

Los abonos sociales (para niños, jóvenes y familias) experimentaron un crecimiento del 38,6% en los tres primeros trimestres del año. La tarjeta rosa gratuita, para jubilados, tuvo una demanda un 1% superior a la de un año antes.