Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Boi Ruiz ficha a un ex alto cargo de la patronal sanitaria

El Departamento de Salud dice que se trata de una profesional de "reconocido" prestigio

La puerta de entrada al Departamento de Salud para personas procedentes de las patronales sanitarias sigue abierta. Así lo atestigua el último fichaje del consejero, Boi Ruiz, para el cargo de Jefa de la Oficina de la Secretaría. Mireia Alabart, nombrada a dedo para este puesto de libre designación, fue hasta hace pocos meses codirectora de una empresa con intereses en el sector sanitario y miembro de la junta directiva de la Asociación Catalana de Entidades de Salud (ACES), la patronal enteramente privada —de las tres que existen— del sector en Cataluña.Salud dijo ayer que no existe “ninguna incompatibilidad” en el nombramiento y que Alabart es una profesional “reconocida” que dejó sus cargos en la privada hace meses.

 Ruiz ha fichado a Alabart, psicóloga de formación, para hacerse cargo de la oficina. Entre sus funciones está la de ayudar al consejero a organizar su agenda y asistir y realizar las tareas administrativas requeridas de apoyo a Ruiz. Hasta el mes de abril, Alabart fue codirectora del grupo médico CETIR, dedicado al diagnóstico por la imagen y con una importante presencia en Cataluña. También fue miembro de la junta directiva de ACES, según su perfil en la red profesional Linkedin. El sueldo de Alabart para el puesto —que en el pasado habían ocupado funcionarios— es de 49.535 euros anuales brutos.

El sindicato Metges de Cataluña, que hizo ayer público el caso, criticó la contratación de Alabart, que tachó de “error”. “Esto no es acorde con el anuncio que hizo Boi Ruiz de elaborar un código ético de buenas prácticas”, declaró Francesc Duch, secretario general del sindicato. “Es un mensaje claro de adónde quiere ir la consejería: hacia una progresiva privatización de la sanidad”, criticó Isabel Vallet, diputada de la CUP. Para Josep Vendrell, diputado de ICV, la contratación de Alabart es una muestra más del “entorno” en el que se mueve el consejero.

Alabart no es la primera persona procedente del sector privado que llega a la cúpula de la consejería. Los vínculos con el sector privado alcanzan al propio consejero, que antes de ser nombrado fue presidente de la Unión Catalana de Hospitales, otra de las patronales del sector. Los dos casos más sonados han sido el de Josep Prat y Josep Maria Padrosa. Prat tuvo que dimitir como presidente del Instituto Catalán de la Salud (ICS) al conocerse que compaginaba el cargo con el de consejero en USP Hospitales, un gran grupo sanitario privado. Padrosa, director del Servicio Catalán de la Salud (CatSalut) fue apoderado de seis empresas que se beneficiaron de conciertos del departamento.