El Gobierno urge una cumbre sobre Fagor tras el plante de Mondragón

El fabricante chino Haier da por terminado su acuerdo con la cooperativa

El 'lehendakari', Iñigo Urkullu, este lunes en la inauguración del nuevo edificio de consultas externas del Hospital Universitario de Álava.Foto: atlas | Vídeo: L. RICO | ATLAS

El panorama es cada vez más negro para Fagor Electrodomésticos. Todo son malas noticias para el gigante del cooperativismo vasco cuando se encuentra al borde de entrar en concurso de acreedores si no lo remedia una solución de ultimísima hora. El plazo se agota el próximo lunes, a más tardar, según reconocen en la propia cooperativa industrial. De un lado, la Corporación Mondragón abortó este lunes una reunión prevista para abordar con las instituciones la situación de Fagor. De otro, una representación de los trabajadores de la filial francesa Brandt se trasladaron a París para pedir la ayuda del Estado. Y como broche, Fagor anunció que el acuerdo de cooperación que había firmado con la potente marca china Haier se rompe a petición de esta multinacional.

En la fase más crítica para el futuro de Fagor Electrodomésticos, con un total de 5.642 trabajadores de los que unos 2.000 han perdido su empleo en Euskadi, el grupo Mondragón comunicó con muy pocas horas de antelación que no podía acudir por “problemas de agenda” a la cita que estaba prevista en la localidad guipuzcoana con representantes del Gobierno vasco, la Diputación guipuzcoana y los alcaldes de la comarca. La decisión de la corporación causó mucha sorpresa en las dos principales instituciones anteriormente citadas, que no entendían las razones que llevaron a ausentarse de la cita —estaba convocada cuatro días antes —cuando está en juego el futuro de Fagor, que ha sido su símbolo durante todo este tiempo.

La corporación alega problemas de agenda para no ir a la reunión

La reacción del Gobierno autonómico no se hizo esperar. Poco tiempo después de conocerse que ningún delegado del grupo Mondragón podía estar en la reunión, el lehendakari, Iñigo Urkullu, puso fecha y hora al cónclave. Será 48 horas después. El encuentro se celebrará finalmente este miércoles a las 15.00 en la sede del Gobierno en Vitoria, y están invitados el grupo Mondragón, Fagor Electrodomésticos, las Diputaciones de Gipuzkoa y Bizkaia, y los alcaldes de la comarca de Mondragón y de Basauri.

Fagor Electrodomésticos confirmó que en esta ocasión sí han sido convocados a la reunión, puesto que no habían sido invitados a la prevista ayer. El director general de la firma industrial, Sergio Treviño, será quien acudirá a esa cita “con el ánimo de colaborar en todo lo que sea posible”. El Ejecutivo ha asegurado que, tras una exposición de la situación a cargo de MCC y de Fagor, sobre la mesa se pondrán temas como un análisis del impacto que generará en Mondragón y su entorno el previsible cierre de Fagor, y las medidas que habría que adoptar para minimizar sus efectos.

Encierro de la plantilla de Edesa

Trabajadores de la planta de Edesa de Basauri, perteneciente a Fagor Electrodomésticos, adelantaron a la noche de este lunes  el encierro que tenían previsto comenzar un día más tarde para exigir el mantenimiento de la compañía o, en caso de reubicación por cierre, que todos los socios de Fagor-Edesa reciban el mismo trato.

La plantilla ya ha preparado el exterior de la fábrica de Basauri para pasar la noche, según adelantaron sus empleados, que han colocado pancartas contra el cierre de la empresa, y han instalado las garitas en las que desarrollaban el trabajo administrativo en planta y en las que pasarán la noche.

Xabier Arrieta, vicepresidente del consejo social de Fagor-Edesa, ha detallado que el encierro ha sido convocado a nivel individual por los trabajadores de la compañía y no por el consejo social, cuyos miembros pueden apoyarlo a título personal.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El grupo Mondragón ya comunicó oficialmente el pasado miércoles que no le va a facilitar más dinero a Fagor, pese a las consecuencias que tiene esta decisión para el conjunto del entramado cooperativo. Por ello, la firma industrial, en preconcurso de acreedores desde el 16 de octubre, mantiene vivas sus “intensas” gestiones para evitar entrar en concurso de acreedores y centra sus esfuerzos en negociaciones con algunos fabricantes extranjeros de electrodomésticos y fondos de inversión para lograr la financiación. Necesita 170 millones para poner en marcha su plan de reestructuración, que garantiza entrar en resultados positivos en 2014 tras reducir a la mitad el número de plantas productivas —de 14 a siete— y prescindir de unos 2.500 trabajadores.

Dicho plan de viabilidad se ejecutaría en solo seis meses de plazo. Pero el margen de tiempo que le queda a Fagor es cada vez más escaso, que sigue muy pendiente de cómo evolucionan los acontecimientos en su filial Brandt en Francia, que agrupa a unos 1.800 trabajadores. Los cinco sindicatos de esta compañía han celebrado una reunión de dos horas de duración con el ministro de Empleo, Michel Sapin, y el de Recuperación Productiva, Arnaud Montebourg, a quienes han solicitado la ayuda del Estado francés, aunque no han recibido ningún compromiso firme de las autoridades.

Los trabajadores franceses han reclamado la colaboración gubernamental para reabrir las cuatro fábricas —d'Orléans (Loiret), Vendôme (Loir-et-Cher), La Roche-sur-Yon et Aizenay (Vendée)— que está cerradas desde el pasado 21 de octubre. Aunque la compañía tiene pedidos garantizados hasta la próxima Navidad para continuar con su actividad, las factorías han dejado de trabajar por los problemas económicos que arrastra todo el grupo industrial para pagar a sus proveedores. Según los representantes sindicales, la deuda de Fagor Brandt podría ascender a unos 250 millones. En Francia está preparado el semáforo verde para declarar más pronto que tarde el concurso de acreedores, lo que supondría que todo el grupo Fagor Electrodomésticos quedaría en suspensión de pagos y listo para su liquidación. Este miércoles está previsto que se celebre en Rueil-Malmaison, a las afueras de París, un comité central de empresa, y tanto los sindicatos como el Ejecutivo están a la espera de que la firma comunique entonces su plan estratégico.

Urkullu reacciona convocando a todas las partes a un nuevo encuentro

El Ministerio francés de Industria indicó a la agencia Efe que su titular, Montebourg, mantendrá este martes una conversación telefónica con su homólogo español, José Manuel Soria, para tratar entre ambos la situación del grupo de electrodomésticos. Otro síntoma de la delicada situación que atraviesa de Fagor Electrodomésticos es su ruptura con el fabricante chino Haier. Este coloso de los electrodomésticos —número uno mundial con una participación en el mercado del 7,8% del volumen de ventas y unos ingresos anuales de 18.970 millones de euros— ha decidido dar por terminado el acuerdo de cooperación (joint venture) que suscribió el pasado 5 de septiembre con Fagor Electrodomésticos para la construcción, explotación y desarrollo de una nueva planta de producción de frigoríficos en Wroclaw (Polonia).

Fagor comunicó ayer este “hecho relevante” a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) en un escrito que la Dirección Financiera de la cooperativa guipuzcoana. El escrito señala que el acuerdo suscrito con Haier contemplaba, en una primera fase, alcanzar una producción de 500.000 unidades anuales de frigoríficos y llegar al millón en los próximos cinco años. La fábrica se iba a comenzar a construir en septiembre de este año e iba a estar operativa en junio de 2014. El acuerdo de cooperación, según el escrito conocido ayer, estaba sujeto “a la verificación de diversas condiciones suspensivas”. Apenas dos meses después de aquello, todo se ha ido al traste. La potente compañía china remitió el pasado viernes a Fagor Electrodomésticos una notificación en la que declaraba la finalización de dicho acuerdo “por no haber sido posible el cumplimiento satisfactorio de alguna de las condiciones suspensivas fijadas en el contrato”.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Mikel Ormazabal

Corresponsal de EL PAÍS en el País Vasco, tarea que viene desempeñando durante los últimos 25 años. Se ocupa de la información sobre la actualidad política, económica y cultural vasca. Se licenció en Periodismo por la Universidad de Navarra en 1988. Comenzó su carrera profesional en Radiocadena Española y el diario Deia. Vive en San Sebastián.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS