El regreso de Art Futura

Después de tres años de ausencia el festival presenta en Barcelona las mejores producciones audiovisuales del mundo

Videoclip del estudio barcelonés Dvein para la banda The Vein y su canción 'Magma'.
Videoclip del estudio barcelonés Dvein para la banda The Vein y su canción 'Magma'.

“Internet se ha convertido en un reflejo de nuestra cotidianeidad y nuestras fantasías, lo que tenemos y lo que deseamos. Ya no existe una separación entre el mundo real y el mundo virtual, porque el primero penetra, nutre y define cada vez más el segundo. Alimentando la Red, nos alimentamos a nosotros mismos en una relación de dependencia mutua”. Lo asegura Montxo Algora, que en 1990 creó Art Futura, el festival de cultura y creatividad digital, que tras tres años de ausencia vuelve a Barcelona, en su antigua sede del Centro de Cultura Contemporánea (CCCB, hasta mañana domingo), bajo el título Feeding the Web.

Para sobrevivir, el evento ha ido modificando su formato, renunciando a las exposiciones y centrándose en la producción audiovisual con un programa de ocho horas en total, que incluye las últimas aportaciones relevantes en animación 3D, motiongraphics, time-lapse, efectos especiales, virales, videoclips y documentales sobre cultura digital.

'Raim Room', de Artworks, que se puede ver en Art Futura.
'Raim Room', de Artworks, que se puede ver en Art Futura.

Una de las cabezas de cartel del Art Futura de este año es Indie Game The Movie, galardonada en Sundance, que documenta la lucha diaria de los desarrolladores independientes de videojuegos para recortarse un espacio en el mercado, expresándose a través de la que consideran “una forma de arte propia del siglo XXI”. También destaca Downloaded, un documental de Alex Winter sobre la generación Napster, es decir aquellos jóvenes que ya no se abastecen de conocimiento y cultura a través de los canales convencionales, sino del intercambio de archivos en Internet y sobre todo de las redes sociales. “La película relata la historia —génesis, ápice e inevitable caída- de Shawn Fanning, un programador adolescente, que en 1998 creó el código que se convertiría en la base de todos los intercambios de archivos peer-to-peer y permitió poner en marcha el servicio de Napster”, explica Algora.

La japonesa Sachiko Kodama, que lleva toda su trayectoria aprovechando la vertiente artística de las reacciones de los campos magnéticos, protagoniza una sección con sus esculturas flexibles y cambiantes, realizadas con ferrofluidos, líquidos con propiedades magnéticas, que responden a la cercanía de campos imantados vibrando y cambiando de forma. Estas propiedades permiten que la artista, a través de un sistema informático, controle la fuerza de los campos magnéticos para que el líquido asuma la forma deseada.

Aún siendo objetos interactivos, que responden a los movimientos del público u otros parámetros según la programación, las escultura de Kodama sólo se podrán disfrutar a través de una proyección.

El CCCB no es el único centro que este fin de semana acoge la programación de Art Futura, que en España también se presenta en el Espacio Enter de Tenerife, el CentroCentro de Madrid, el Museo Es Baluard de Palma de Mallorca y el Espacio Xtra de Murcia, donde se prolongará hasta finales de noviembre. En cambio en el extranjero la red del festival se extiende hasta Bangkok, Montevideo, Buenos Aires, Santiago de Chile, Turín y Saint Brieuc.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50