Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El pleno rechaza la liquidación del presupuesto municipal de 2012

El PP justifica el voto en contra porque son unas cuentas "continuistas"

El alcalde de Barcelona, Xavier Trias , a la salida de la reunión del consejo territorial de la candidatura Barcelona-Pirineos. Ampliar foto
El alcalde de Barcelona, Xavier Trias , a la salida de la reunión del consejo territorial de la candidatura Barcelona-Pirineos. EFE

El pleno del Ayuntamiento de Barcelona ha rechazado las cuentas que le ha presentado el gobierno municipal sobre la ejecución del presupuesto de 2012, que CiU pacto y aprobó con el apoyo del PP. Socialistas, ecosocialistas e incluso los propios populares han votado contra la aprobación de la Cuenta General del ejercicio 2012 correspondiente al ayuntamiento, los organismos autónomos municipales, a las entidades públicas empresariales y a las sociedades mercantiles de capital íntegramente municipal. Los independentistas de Unitat per Barcelona se han abstenido y solo CiU ha votado a favor de la aprobación de las cuentas.

Todos los grupos de la oposición han reprochado al gobierno la gestión económica que está haciendo del ayuntamiento, aunque han valorado la solvencia económica y financiera que denotan las cuentas municipales. El popular Javier Mulleras ha justificado el voto en contra porque son unas cuentas "continuistas", como las que presentaba el ex alcalde socialista Jordi Hereu, y hacen que el presupuesto de 2012 no haya sido el del cambio, como el PP quería que fuese cuando lo pactó.

La teniente de alcalde de Economía, Sònia Recasens, ha reprochado a PSC, PP e ICV-EUiA que votasen en contra de unas cuentas "que están auditadas" y les ha acusado de "continuar creando confusión y demagogia" con esta decisión que, en su opinión, sólo tiene motivos políticos. En el debate, al que no ha asistido el alcalde, que se ha ausentado del pleno para acudir al funeral de un allegado, el socialista Jordi Martí ha pedido formalmente la destitución de Recasens, cuya gestión ha calificado de "fracaso estrepitoso".

Al inicio del debate de este punto de la orden del día, cuando intervenía el concejal del PP Javier Mulleras, una decena de miembros de las CUP que presenciaban el pleno desde los bancos del público han levantado unos carteles por lo que han sido amonestados por el presidente, el concejal Joan Puigdollers. La amonestación ha sido replicada con coros de "radicalicemos la democracia" y los asistentes han sido desalojados sin oponer resistencia.

Más información