Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat refuerza su Agencia Tributaria para hacer tareas del Estado

La Ley de Medidas Fiscales prevé crear el cuerpo de gestores tributarios en 2014

La Agencia Tributaria de Cataluña (ATC), uno de los pilares básicos de las estructuras de Estado que preconizan CiU y ERC, tendrá refuerzos el próximo año. Así consta en el anteproyecto de la Ley de Medidas Fiscales y Financieras que acompañará a los Presupuestos de la Generalitat de 2014. La memoria, a la que ha tenido acceso EL PAÍS, recoge la necesidad de que la Hacienda catalana incorpore técnicos y funcionarios el próximo año, una necesidad que obedece “a la perspectiva de que la Generalitat asuma —en un futuro más o menos próximo— competencias de gestión, inspección y recaudación de tributos, la aplicación de los cuales corresponde hoy al Estado”.

El texto admite que actualmente la agencia “presenta la anomalía” de que los funcionarios de los cuerpos superiores son mayoría (99 en una plantilla de 326 personas) y subraya que faltan empleados de los cuerpos técnicos, administrativos y de gestión. Incluso llega a plantear que, de forma provisional, funcionarios del cuerpo general puedan asumir tareas asignadas a cuerpos específicos. Pero el gran paso que dará la Hacienda autonómica el próximo año es la incorporación de personal con una alta calificación técnica para que, “en el corto plazo”, se pueda asumir “buena parte” de las tareas de recaudación ejecutiva de deudas que “hoy están encargadas a la Agencia Estatal de Administración Tributaria (AEAT)” mediante un convenio conjunto que deja en manos de Hacienda la recaudación ejecutiva en Cataluña, lo que, según la Generalitat, genera unos costes superiores de lo que costaría tenerlo integrados.

Esos funcionarios integrarán un nuevo cuerpo técnico de gestores tributarios que ERC logró que se creara gracias a una moción aprobada en el último debate de política general, celebrado en el Parlamento catalán a finales de septiembre.

Así, previsiblemente a partir de abril, la Agencia Tributaria autonómica incorporará a su plantilla 24 nuevos trabajadores de grupo A subgrupo A2, cuya contratación supondrá 1,1 millones de euros más al año en nóminas. Según la memoria de la ley de acompañamiento de los Presupuestos, ese equipo “tendría que ganar efectivos hasta convertirse en pieza fundamental en el engranaje de la ATC, en la consecución de sus objetivos y en la composición de los recursos humanos de la Hacienda de Cataluña”. Serán una pieza clava en el camino a seguir para que la Agencia Tributaria, ahora dirigida por el militante de Unió Democràtica Lluís Franco, pueda hacerse cargo de la recaudación de todos los impuestos que se pagan en Cataluña, en el supuesto de que la Generalitat tenga la potestad.

También en clave tributaria, el anteproyecto de ley establece la necesidad de crear una secretaría de Hacienda en materia de juego en el Departamento de Economía y Conocimiento que dirige Andreu Mas-Colell. Esa nueva área llega justo cuando está en ciernes la creación del proyecto de casinos y hoteles BCN World, que se construirá en la Costa Dorada, para la que se modificará la tributación del juego.

En la línea de poder trasvasar funcionarios de los departamentos a las empresas públicas y viceversa, las casi 200 páginas de la memoria que acompaña el borrador recuerdan la intención de la Administración catalana de permitir la “reasignación” de personal, tal y como esta semana los responsables de función pública de la Generalitat explicaron a los representantes de las organizaciones sindicales.