Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un baño de optimismo cromático en el mercado

El colectivo Boamistura ultima una intervención en el mercado de la Cebada que ha coloreado hasta sus características cúpulas

Mañana concluyen los trabajos, iniciados a instancias de una marca comercial

Fotogalería FOTOGALERÍA
La cubierta del mercado coloreada por Boamistura.

Al viejo mercado de la Cebada se le han subido los colores. Hace unos días que los miembros del colectivo artístico Boamistura andan aupados a unas pequeñas grúas llenando de colores y diseños la fachada de un edificio que se veía algo triste. Sus paredes de ladrillo marrón y sus cúpulas color óxido parecen cobrar nueva vida. Como una primavera que florece en medio del otoño.

La marca de bebidas alcohólicas J&B es la patrocinadora de esta intervención que pretende dejar como resultado el mayor mural de arte urbano de España y uno de los mayores del mundo. Ocupa una superficie de 6.000 metros cuadrados y se han usado 2.000 kilos de pintura en 1.000 horas de trabajo. Mañana, cuando se espera que el trabajo esté casi finalizado, se celebrará un evento de inauguración.

“El tema de la intervención es el optimismo”, explica Javier Serrano, miembro del colectivo, “por eso hemos pintado las seis enormes cúpulas de colores, eso sí, inspirados en la diversidad de colores, olores y sabores que hay dentro del mercado”. Las cúpulas miden la friolera de 800 metros cuadrados y para pintarlas han contado con la ayuda de escaladores profesionales. “La verdad”, dice Serrano, “es que impresiona un poco subirse allí arriba”. Sobre las cúpulas se podrá leer la palabra color,que se percibirá como plana y entera solo desde un punto de vista, siguiendo la curiosa técnica de la anamorfosis, un truco óptico. “No queríamos pintar solo la fachada, ya que el elemento más característico del edificio son estas cúpulas”, cuenta Serrano.

En la fachada principal, no obstante, ya se puede leer la frase “La vida de color” en, cómo no, luminosos colores. En las grandes cristaleras que presiden la entrada al mercado había una obra previa del artista urbano Borondo que representa algo así como los reyes de la baraja española con sus oros, bastos, espadas y copas. “No contemplamos tocar la obra de Borondo”, explica Serrano, “aunque puede que temporalmente la tapen con unos paneles provisionales”. En la pared que da al Campo de la Cebada, el solar que dejó el polideportivo derruido y que ahora gestionan los propios vecinos (un espacio muy del gusto de los integrantes de Boamistura), escribirán de arriba abajo la frase: “Llena la vida de color”.

El mercado de la Cebada tiene una larga historia: fue fundado por el rey Alfonso XII en 1875, y en 1956 fue derribado, para dos años después volver a edificarse. En 2009 se derribó el polideportivo que estaba junto al mercado (daba servicio a 150.000 vecinos) y dejó el solar que ahora disfruta de la gestión vecinal, pues la crisis frenó la edificación de otro. “Desde que se derribó el polideportivo”, explica Eva Oltra, responsable de Eventos y Marketing del Mercado, “la actividad ha bajado mucho en el mercado. Mucha gente piensa que estamos cerrados, pero aquí seguimos”. El mercado da de comer a 250 familias, y muestra de su funcionamiento al ralentí es la cantidad de puestos con verja bajada permanentemente. Algunas partes, sobre todo en la planta de arriba, dan una sensación de abandono algo apocalíptica. La ocupación actualmente es del 60%. “Por eso nosotros tratamos de revitalizarlo con diferentes actividades, como exposiciones de arte, desfiles de moda vintage, presentaciones de productos y otros espectáculos. Hasta ha sido escenario de espectáculos del festival de artes escénicas Escena Contemporánea. Creo que la intervención de Boamistura ayudará a darle visibilidad al mercado”, concluye.

El proyecto ha sido de alguna manera consensuado con los comerciantes, que dieron el visto bueno a las ideas del colectivo artístico. “Ellos son los que van a convivir con esto de manera más estrecha”, dice Serrano, “así que queríamos que estuvieran contentos”. En el interior del mercado, además, habrá una zona dedicada a actividades relacionadas con la música, el arte, el cine y el pensamiento positivo.

Boamistura (que en portugués significa buena mezcla) es un colectivo de cinco artistas (vienen del mundo de la arquitectura, la ingeniería, la publicidad o las Bellas Artes) con sede en Madrid, pero que lleva desde 2001 trabajando por toda la faz de la Tierra. Son conocidas sus intervenciones en las favelas de São Paulo, en Ciudad del Cabo o en Panamá, además de en diferentes lugares de la capital y España, con las que siempre tratan de lanzar un mensaje de luminoso optimismo. Y falta que hace.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información