Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Convergència presiona a ERC para que entre en el Gobierno de Mas

Los republicanos condicionan su entrada a la concreción de la consulta

Junqueras y Mas, durante el Debate de Política General Ampliar foto
Junqueras y Mas, durante el Debate de Política General

El Gobierno de Artur Mas necesita a corto plazo un apoyo más sólido por parte de Esquerra Republicana del que tiene en este momento. Y ya no basta que este solo sea en el Parlamento. Los republicanos deben entrar en el Gobierno para darle la “solidez” que requiere el proceso soberanista. Esta fue la tesis que ayer defendió la dirección de Convergència, en un intento de acelerar las cosas y lograr que el partido de Oriol Junqueras acabe por dar el paso. Sin embargo, los republicanos, cómodos en su papel en el Parlament, no tienen prisa para entrar el Ejecutivo.

En rueda de prensa, el vicesecretario de Coordinación Institucional de CDC, Lluís Corominas destacó la “solidez” del pacto de gobernabilidad entre la federación y ERC, y que a su juicio se evidenció en el Debate de Política General de la semana pasada en el Parlamento catalán. Sin embargo, insistió en que a final de año sería bueno que ERC entrara a formar parte del Gobierno para reforzar asuntos capitales como son la elaboración de los Presupuestos de 2014, la ley de Consultas y fijar una fecha y una pregunta para hacer la consulta de autodeterminación que tanto CiU como ERC han prometido los últimos meses.

Desde las últimas elecciones CiU y el propio presidente de la Generalitat han insistido en que las puertas del Gobierno están abiertas a ERC. Sin embargo, Unió Democràtica, ha puesto el acento en reiterar que lo bueno sería que, además de ERC también el PSC pasara a formar parte del Ejecutivo. Esta última opción se considera imposible tanto desde Convergència Democràtica como desde las filas de ERC.

Los republicanos no han sucumbido hasta ahora a los cantos de sirena de la federación nacionalista, y no parecen dispuestos a ceder por ahora: su papel de líder de la oposición y socio del Gobierno le permite capitalizar los logros sin el desgaste de gobernar. La dirección de ERC sigue poniendo una condición para entrar en el Ejecutivo: la concreción de la consulta. “Ni nos lo planteamos antes de tener una pregunta clara, una respuesta binaria, fecha y sistema de votación”, dejó claro ayer la portavoz de ERC, Anna Simó. El partido ha añadido la condición de una respuesta con solo dos opciones ante el intento del líder de Unió, Josep Antoni Duran Lleida de incluir una tercera vía en la consulta.

Los republicanos consideran que al proceso soberanista le falta “un empujón”, y esperarán hasta que se produzca para negociar su entrada en el Gobierno. En paralelo a la consulta, exigen que el Ejecutivo prepare las estructuras de Estado para afrontar el día después de la votación. “No ha habido avances significativos en este aspecto”, lamentó Simó.

La situación se clarificará en diciembre: para entonces, se concretará la consulta y los socios habrán pactado los Presupuestos de 2014. Si para entonces ERC ve cumplidos sus objetivos, accederá a negociar su entrada en el Gobierno. Los republicanos solo aceptarán una silla en el Ejecutivo en la recta final de la consulta