Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘Isabel’ se puede rodar en la Alhambra pero no en Barcelona

La productora está buscando otras localizaciones para grabar la serie

Se ruedan escenas de la serie de TVE Isabel en el mismísimo patio de los Leones de la Alhambra pero no se pueden colgar estandartes o banderas sobre los muros del Palau del Tinell de Barcelona para otras secuencias de la misma serie. ¿Cuestión de rigor histórico? ¿De normativas estrictas?¿De censura enmascarada? La productora Diagonal no quiere opinar pero sí muestra su perplejidad por la denegación del permiso para rodar el encuentro de Cristobal Colón con los Reyes Católicos. “Nos ha sorprendido porque se trataba de colocar el atrezzo —pendones y estandartes de la corona española— nada más, no íbamos a perforar las paredes naturalmente”, se exclamaba ayer un portavoz de la productora. Diagonal está buscando ahora otras localizaciones.

Trias, a favor de Isabel

La negativa del Museo de Historia de Barcelona (Muhba) de dar el permiso para el rodaje de Isabel también ha sorprendido a la Academia del Cine Catalán que cree que es muy importante para la ciudad atraer rodajes de películas, series y documentales por muchas cuestiones. “Una de ellas es que se generan puestos de trabajo”, subrayaba la directora de la academia Isona Passola.

Por norma general, las autorizaciones y gestiones de los rodajes corresponden a la Barcelona Film Commission. La productora de Isabel no tuvo problemas con esa entidad sino con el Museo de Historia de la Ciudad. Su director, Joan Roca, niega tajantemente que haya un trasfondo ideológico —la plaza del Rei se llenaría de pendones y estandartes a mayor honor y gloria de los Reyes Católicos— sino que se ha limitado a aplicar la normativa de patrimonio: “No tengo nada en contra de que se rueden escenas en la plaza, lo que no se puede hacer es cubrir o redecorar los elementos de un bien protegido como pueden ser los muros o los balcones”, contestaba ayer a preguntas de este periódico. Se trata de su criterio porque en Barcelona se ruedan todo tipo de escenas en edificios también protegidos patrimonialmente.

El caso es que Isabel ha levantado una polvareda política que ayer se disparó después de que el alcalde, Xavier Trias, admitiera que él hubiera autorizado el rodaje de la serie en declaraciones a Catalunya Ràdio. “Pues es el alcalde y él es el que manda sobre un museo municipal. Que haga rectificar esa decisión”, exigía el líder del PSC, Jordi Martí.