EL POLÉMICO MEGACASINO

La Comunidad reprocha a Rajoy que torpedee Eurovegas con su inacción

Mato admite que busca fórmulas para fumar en los casinos tras la presión de Madrid

Ignacio González, al lado de un cartel que prohíbe fumar.
Ignacio González, al lado de un cartel que prohíbe fumar.CARLOS ROSILLO

La bronca que enfrenta al Gobierno de Ignacio González y al Ejecutivo de Mariano Rajoy, ambos del Partido Popular, aumentó ayer en su intensidad, algo que parecía inverosímil después de que en los días anteriores el presidente de la Comunidad exigiera a La Moncloa que cambiase ya la ley antitabaco. La modificación legislativa es una exigencia del magnate Sheldon Adelson para levantar el proyecto del megacasino de Eurovegas. Por eso, la urgencia del Gobierno regional es tal que o el Estado “resuelve el marco legal cuanto antes” o el proyecto de Las Vegas Sands peligra seriamente. Ya no hay tiempo para presentar una iniciativa legislativa en la Asamblea de Madrid, en la que el PP madrileño traslade su deseo de modificar la legislación, como plantean en La Moncloa.

“¡Eso es nuevo, y se demoraría semanas si no meses! Si nos lo hubieran insinuado hace un año, la habríamos presentado. De hecho, diseñamos y aprobamos en diciembre toda una normativa [regional] pensada para centros como Eurovegas”, sostienen en la Comunidad. Mientras las dos administraciones no se ponen de acuerdo —en una guerra abierta que por extensión enfrenta al PP regional y el nacional—, la compañía estadounidense ha expresado a Madrid que hay otros países interesados en el megacomplejo de ocio, juego y congresos.

Ignacio González, al que en tres semanas se le ha oscurecido el panorama tras la paralización de la privatización hospitalaria y la tercera derrota seguida de Madrid como sede olímpica —lo que se traduce en menos inversiones—, incrementó aún más la presión abierta al Ejecutivo de Rajoy. El dirigente madrileño aireó que el día anterior había hablado con el ministro de Industria, José Manuel Soria. Este le comentó que no había pretendido “comprometer” la inversión cuando el martes declaró que si el proyecto no salía adelante sería por sus problemas de financiación.

González le replicó: “Él sabe perfectamente \[cómo avanza el proyecto\] porque participa en las negociaciones y en las conversaciones con Las Vegas Sands. El Gobierno es muy consciente de cuáles son los ámbitos que se necesitan articular legalmente”.

Más información

El responsable del Gobierno regional afirmó también que el presidente Mariano Rajoy, la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, la ministra de Sanidad Ana Mato o el secretario de Estado de Comercio Jaime García Legaz habían participado en diversas reuniones en las que se trató la inversión de hasta 17.000 millones de euros que se supone a Eurovegas. Y en ellas, uno de los asuntos prioritarios, si no el único, fue el del tabaco. Un ejemplo: el 7 de febrero, la víspera de que Las Vegas Sands eligiera Alcorcón para erigir sus rascacielos, representantes de la empresa se reunieron con interlocutores del Gobierno central. Allí dieron por hecho que se podría “fumar de forma restringida” en los casinos,. Sin embargo, Sáenz de Santamaría subrayó poco después que que modificar la ley antitabaco “no estaba en la agenda” del Gobierno central.

Los dos mensajes que ayer transmitió el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad sobre la posibilidad de fumar en Eurovegas reflejan por enésima vez la ambigüedad con que el Ejecutivo de Rajoy se ha comportado desde que Las Vegas Sands eligió Madrid para desembarcar en Europa. Si ayer por la mañana el ministerio afirmó que seguía sin recibir una propuesta concreta y formal para dicha reforma, por la tarde Ana Mato reconoció que se estaban buscando las “fórmulas” que permitieran fumar en los casinos de Adelson sin infringir la ley.

“Para este Gobierno la salud es lo primero, pero también tengo que decirles lo importante que es la creación de empleo. Por eso, estamos abiertos al diálogo y buscando fórmulas para poder hacer compatible la necesaria protección de la salud con la imprescindible creación de puestos de trabajo”, afirmó la ministra en la Comisión de Sanidad del Congreso. Fuentes próximas a Mato observaron que no entienden a qué vienen las prisas de González y que no creen que Eurovegas se pueda caer por no haber cambiado ya la normativa antitabaco. Es más, la conclusión de dichas fuentes es que en el Gobierno tienen la sensación de que Madrid pretende responsabilizarles a ellos si el proyecto finalmente no se lleva a cabo. En la Comunidad opinan al revés.

La vaguedad y parsimonia con que el Gobierno central ha afrontado la resolución de los flecos que le corresponden de Eurovegas, también afecta a la práctica totalidad de las preocupaciones de la Comunidad. Salvo la privatización de la gestión de seis hospitales paralizada en los tribunales, los demás frentes de González son, precisamente, con la Administración central, alimentando una situación “insostenible” para el Gobierno regional, donde comparan el fuego amigo “con el mito de Saturno devorando a sus hijos”. Para llegar a tales conclusiones, alegan que en La Moncloa hasta el momento han ignorado las principales demandas del presidente madrileño y secretario general del PP autonómico, solo por debajo de Esperanza Aguirre en el escalafón del partido en la región. Entre ellas, cambiar el sistema de financiación autonómico y mantener el mismo déficit para todas las autonomías.

En ninguna de ellas Madrid ha visto cumplido sus deseos. Más bien al revés. Catorce meses desde que González —entonces en su calidad de vicepresidente y portavoz del gabinete de Aguirre— denunciara el modelo de financiación vigente y animara a su cambio, las cosas siguen como estaban. Sin los mil millones de euros que la Comunidad reclama desde entonces y que, según todos los consejeros, no le habrían obligado a recortar 2.800 millones en su peor ejercicio desde el inicio de la crisis en 2008. “Contar con 165.000 millones de las antiguas pesetas no es una tontería”, justifican voces autorizadas. Un año después, esos mil millones de menos que Madrid sigue pidiendo aumentarían, si nada cambia, a 1.300 en 2014. Esto es, 300 millones más a recortar en los presupuestos que Madrid debe presentar en apenas un mes.

Montoro: “Si Madrid va a bajar impuestos es que le debe de sobrar el dinero”

Ignacio González planteó ayer una fiscalidad reducida en el ámbito de la cultura, como ya solicitó en el debate del estado de la región a principios de mes. Entonces, el dirigente adelantó su intención, sin entrar en detalles, de bajar impuestos. El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, que no es que despierte pasiones en el Gobierno regional, replicó a la propuesta ironizando: “Si Madrid va a bajar impuestos es que le debe sobrar el dinero”.

Los choques entre la Comunidad y Montoro han sido constantes prácticamente desde que este asumió el cargo. El déficit desigual anunciado en el Consejo de Política Fiscal y Financiera del pasado 1 de agosto confirmó uno de los peores temores de Madrid: frente al 1,3% fijado para 2013 (unos meses antes la idea era que fuera el 0,7%) vio cómo se le rebajaba el listón al 1,07% frente al 1,6% de Valencia o el 1,58% de Andalucía y Cataluña. Curiosamente, la cifra de Madrid coincidía con el déficit que la región tuvo en 2012, más de cuatro décimas por debajo del 1,5% establecido como tope.

La confirmación del reparto asimétrico provocó un hecho excepcional: la Comunidad fue la única región del PP que votó en contra. “Los objetivos de déficit diferenciados convierten la Ley de Estabilidad Presupuestaria en papel mojado”, sentenció el consejero de Economía y Hacienda, Enrique Ossorio, por lo habitual muy prudente en sus palabras. Montoro replicó que, a los efectos, el voto de las autonomías era una mera formalidad, dando a entender que quien tenía el poder para repartir el déficit al antojo del Estado era él.

Los enganches entre el Ejecutivo autonómico y el ministro comenzaron hace un año. Una semana antes de dimitir al frente de la región, Esperanza Aguirre ya le señaló de forma implícita como culpable si la Comunidad no cumplía el déficit de 2012. “Si ha habido 10.000 millones más de recaudación en 2011 en Madrid no nos pueden destinar mil millones menos [en concreto 992,09] en el sistema de financiación. Entendemos que debe haber un error, y que el Ministerio de Hacienda tiene que aclararlo cuanto antes, porque si no el déficit nos lo están generando ellos”, expresó Aguirre.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50