Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

ERC cuestiona el plan de Salud para privatizar actividad del Clínic

La FAVB pide a los pacientes que rechacen ser derivados a hospitales privados

Entrada principal del hospital Clínic de Barcelona.
Entrada principal del hospital Clínic de Barcelona.

ERC pide explicaciones al Gobierno por la derivación de actividad del hospital Clínic al privado Sagrat Cor, controlado por la multinacional IDC Salud (antigua Capio). Los republicanos afirmaron ayer en un comunicado que el modelo sanitario público “no contempla, de ninguna manera, que empresas con ánimo de lucro se responsabilicen de la gestión de determinados servicios”. ERC muestra así su desacuerdo con el plan del Departamento de Salud de la Generalitat, que impone al hospital Clínic una “alianza estratégica” con el Sagrat Cor mientras recorta el presupuesto del hospital público en 17,5 millones de euros hasta fin de año.

ERC ha apoyado buena parte de las medidas aplicadas hasta ahora por Salud, aunque algunas de ellas —como las relacionadas con los recortes— fueran muy impopulares. Pero la decisión de cerrar 74 camas en el Clínic y derivar buena parte de la actividad de baja complejidad de este hospital a otro privado no ha sido digerible para los republicanos. El Clínic es un hospital de referencia internacional y da servicio a una población de más de medio millón de personas.

ERC exigió ayer que los criterios de compra de actividad por parte del Servicio Catalán de la Salud (CatSalut) sean públicos porque “solo de esta manera se pueden disipar dudas en la adjudicación de servicios, siguiendo criterios de equidad, efectividad y eficiencia”. Los republicanos pidieron al Gobierno “transparencia”: que se expliciten los contratos con IDC Salud, que además del Sagrat Cor también gestiona el Hospital General de Cataluña y la Clínica del Vallès, y los criterios que justifican las derivaciones.

Los recortes en el Clínic se deben a la reducción del 4,6% en las tarifas que paga la Generalitat —14 millones de euros menos al año— y de la pérdida de actividad ordenada por Salud equivalente al 1% de los ingresos. El hospital de IDC será uno de los principales beneficiarios de estas medidas.

La Federación de Asociaciones de Vecinos y Vecinas de Barcelona (FAVB) también rechazó ayer el plan del Clínic, que el hospital debe empezar a aplicar ya y que la dirección comunicó al comité de empresa la semana pasada. “Esta decisión perjudica gravemente a gran parte de la población de Barcelona y es contraria al sistema sanitario público”, afirmó la FAVB, que instó a los pacientes a rechazar ser derivados desde la sanidad pública a hospitales privados. La federación considera que “no debe destinarse dinero público a entidades privadas con ánimo de lucro que actúan para obtener beneficios”.

ICV ya había mostrado su oposición frontal al proyecto de Salud para el Clínic y anunció que pediría la comparecencia en el Parlament del consejero de Salud, Boi Ruiz. El PSC, por ahora, no se ha pronunciado. El plan forma parte de la Reordenación Asistencial Territorial (RAT), un proyecto de Salud para reorganizar la asistencia sanitaria en el conjunto del territorio catalán y que la Generalitat no ha explicado con detalle. El proyecto se está aplicando de forma progresiva.