Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mas rebaja el tono para lograr el apoyo del PSC

Rigol presenta un manifiesto "inclusivo" con guiños a los diferentes sectores del catalanismo y que obvia la consulta

Francesc Homs, a la derecha, con Joan Rigol, ayer en el palacio de la Generalitat.
Francesc Homs, a la derecha, con Joan Rigol, ayer en el palacio de la Generalitat.

Artur Mas dio ayer el primer paso para conseguir una respuesta “unitaria” de todas las fuerzas catalanistas frente a Mariano Rajoy. El Gobierno catalán, ayudado por el veterano expresidente del Parlamento autonómico Joan Rigol, presentó un manifiesto que pretende aumentar los apoyos con los que nació el llamado Pacto Nacional por el Derecho a Decidirr. Singularmente se intentará sumar a él tanto al Partit dels Socialistes de Catalunya como a la patronal catalana Fomento del Trabajo. Para conseguirlo, Rigol ha elaborado un manifiesto que defiende el “derecho a decidir” con todo tipo de ambigüedades y en el que ni siquiera aparecen las palabras “consulta” o “Estado propio”, habituales en el lenguaje nacionalista.

El manifiesto defiende un diálogo entre la Generalitat y el Estado para poder ejercer el “derecho a decidir sobre la institucionalización política de Cataluña”. Afirma que “Cataluña es una nación, y toda nación tiene derecho a decidir su futuro político”, y vincula la autodeterminación con “la mejora de la condición de vida individual y colectiva de las personas que viven y trabajan en Cataluña”, y defiende un Estado de bienestar fuerte y una sociedad plural. También reivindica una revitalización de la UE.

El PSC se desmarcó en su día de este pacto porque entendía que sus firmantes daban por hecha la independencia incluso antes de que se celebrara la consulta. El nuevo planteamiento del acuerdo podría sumar a los socialistas, aunque estos descartan incorporarse con la pompa que quería la Generalitat. Como mucho aceptarán estos planteamientos en una votación parlamentaria más amplia, como la que tendrá lugar la próxima semana en el Debate de Política General del Parlamento catalán, que abre el curso político. El consejero de presidencia, Francesc Homs, dijo que “no descarta” que este texto se acabe votando en el Parlamento autonómico.

La exhortación al diálogo que hizo Rigol se vio reforzada por las advertencias de los asesores de Mas. Carles Viver Pi-Sunyer, presidente del Consejo Asesor de la Transición Nacional, alertó de que hacer una consulta sin seguir las vías jurídicas legales “puede tener costes políticos muy importantes”. Aunque los asesores de Mas han estudiado cinco salidas a la negativa del Gobierno central, incluyendo desistir en el proceso soberanista. La vía “menos mala”, en definición de Viver Pi-Sunyer, son las elecciones plebiscitarias. El asesor de Mas aseguró que el Gobierno catalán podría sortear los problemas jurídicos que presenta esta fórmula. “Estamos hablando de una solución que no es la óptima, si se han cerrado todas las vías”, explicó.

Viver Pi-Sunyer ejerce de voz de la conciencia del Gobierno catalán. Si la semana pasada advertía que Cataluña carecía de aliados internacionales para el proceso soberanista, ayer agregó que la carta de Rajoy a Mas no podrá usarse como argumento: “No se podrá mostrar a la comunidad internacional para decir que se nos han cerrado las puertas. Es suficientemente ambigua para que nos digan que lo intentemos otra vez”.

Los socialistas no descartan apoyar el documento del Pacto

Neus Vidal

El portavoz del PSC, Jaume Collboni, ha afirmado este lunes que su formación no se sumará al Pacto Nacional por el Derecho a Decidir, como ha intentado el expresidente del Parlament Joan Rigol. Aun así, los socialistas han valorado favorablemente el documento presentado por este organismo y se han mostrado dispuestos a votar las “tesis” en el Debate de Política General de la próxima semana.

En la rueda de prensa posterior a la ejecutiva del partido, Collboni ha remarcado que tomarán una decisión definitiva en los próximos días. Aun así, ya ha avanzado que les parece bien que el documento presentado por Rigol pretenda conseguir un “bloque” favorable al derecho a decidir. Según ha expresado el socialista, el debate en el Parlament debe buscar el “máximo acuerdo posible” para sumar a todos aquellos que apoyan este derecho.

Más información