Habitat negocia con la banca una gran dación en pago para saldar la deuda

La deuda de la empresa, tres años después de superar el concurso, es de 1.600 millones La inmobiliaria quiere que le condonen sus obligaciones a cambio de solares La firma plantea una nueva quita a los bancos del 50% para saldar su deuda

Edificio de viviendas promovidas por Habitat en L’Hospitalet de Llobregat.
Edificio de viviendas promovidas por Habitat en L’Hospitalet de Llobregat.TEJEDERAS

La inmobiliaria Habitat cumplirá en noviembre cinco años desde que en 2008 se viera obligada a pedir el mayor concurso de acreedores de la historia de Cataluña, con una deuda de 2.807 millones euros y un agujero de 1.137 millones. Un lustro después, la compañía sigue sin poder parar la sangría de pérdidas y arrojó en 2012 unos números rojos de 102,8 millones de euros, lo cual lleva a los auditores a advertir de la “incertidumbre” para que el grupo continúe “con sus operaciones”, según consta en la memoria que presentó en el Registro Mercantil. La empresa, que declinó hacer comentarios sobre estos números, está ultimando un acuerdo para cerrar una gran dación en pago con la banca acreedora.

Habitat ha llevado a cabo en un lustro una cura de adelgazamiento. Lo ha hecho porque los bancos acreedores han ido aceptando daciones en pago a cambio de cancelar deuda. La compañía también se ha desprendido de filiales, como las hoteleras o las internacionales, aunque todavía tiene empresas en Argentina, Hungría y Portugal, según la memoria del Registro Mercantil. Fuentes del mercado explican, no obstante, que hoy los activos de los que dispone Habitat son sobre todo solares.

La empresa cederá solares bien ubicados que no se han desarrollado

Precisamente, la inmobiliaria quiere valerse de esos terrenos para avanzar en su refinanciación. En la memoria, Habitat admite que existen “algunas circunstancias” que ponen en riesgo la viabilidad de la empresa: la acumulación de pérdidas, que dejó el patrimonio por debajo del capital social, y la situación del mercado. “La viabilidad futura del grupo pasa por una mejora del panorama inmobiliario español”, acaba admitiendo la compañía. De hecho, a finales de 2012 la inmobiliaria había dejado impagados 11,7 millones de euros.

Tres años después de superar el concurso de acreedores —que llevó el juez de lo Mercantil número 3 de Barcelona José María Fernández Seijo—, la inmobiliaria de la familia Figueras acudió a la banca acreedora para renegociar la deuda, que asciende a 1.600 millones de euros —1.000 millones si se excluye la parte sujeta a préstamos participativos—. Fuentes conocedoras de las negociaciones explican que la empresa pidió al sindicato bancario devolver solo el 1,5% de esa cantidad en los próximos tres años —en lugar del 24% previsto en el convenio— y dejar la devolución de casi todo el préstamo para entre 2016 y 2018. El convenio alcanzado con el juez fijaba una quita del 20% sobre la deuda de 2.000 millones y una conversión de otro 30% (600 millones) a préstamos participativos.

La inmobiliaria cerró 2012 con unas pérdidas de 102,8 millones de euros

Sin embargo, muchos bancos durante este tiempo han salido de esa trampa a cambio de quedarse con activos inmobiliarios. Fuentes del mercado explican que esa solución la plantea ahora a los bancos para que acepten una quita “sustancial”. Es decir, que condonen deuda sobre la condonación del 50% que ya aceptaron en el convenio. A cambio, añaden estas fuentes, Habitat cederá inmuebles, en especial solares, la mayoría bien ubicados, que ni han desarrollado ni por ahora pueden pensar en construir. Así eliminaría toda la deuda de 1.600 millones de una tacada.

El acuerdo, no obstante, está pendiente de que sea aceptado por todas las partes, puesto que una solución parcial podría suponer dejar sin efecto la solución global del concurso y perjudicar a los acreedores no bancarios. De hecho, la Sociedad de Gestión de Activos Inmobiliarios procedentes de la Reestructuración Bancariala (Sareb) —el llamado banco malo, que heredó los créditos de Bankia y CatalunyaBanc-- ha interpuesto un recurso a esa solución, según avanzó El confidencial. Fuentes conocedoras de las negociaciones explicaron que el Instituto Oficial de Crédito (ICO) ha seguido la misma vía. La banca espera que ambas entidades acaben aceptando el acuerdo para liquidar su relación con la inmobiliaria.

Sobre la firma

Es jefe de sección de Economía de EL PAÍS, donde ha desarrollado la mayor parte de su carrera. Ha sido corresponsal en Bruselas entre 2018 y 2021 y redactor de Economía en Barcelona, donde cubrió la crisis inmobiliaria de 2008. Licenciado en Periodismo por la Universitat Autònoma de Barcelona, ha cursado el programa de desarrollo directivo de IESE.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción