Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Griñán descarga en la Consejería de Empleo la responsabilidad de los ERE

El expresidente afirma que la juez Alaya solo causa "efectos mediáticos y daños en la reputación"

Desde que, hace más de dos años y medio, trascendió la investigación judicial por el fraude de los ERE, José Antonio Griñán se ha afanado por despojar de culpa al Gobierno andaluz que él presidía hasta hace una semana. El procedimiento empleado para dar las ayudas a empresas en crisis era legal, pero en algún punto de la cadena se coló un eslabón que hizo mal uso de él y repartió ayudas a su antojo y sin control, ha insistido en explicar hasta ahora el expresidente, que ha situado la responsabilidad política del fraude en el ex director general de Empleo, Francisco Javier Guerrero (el principal imputado en la causa judicial).

Este jueves, despojado ya del peso de la presidencia pero con “el estupor” de saberse señalado por la juez Mercedes Alaya, Griñán se ha revuelto porque le caigan a él culpas que, asegura, no le corresponden. En el auto hecho público el pasado martes, la juez abre las puertas a una futura imputación del expresidente (que ella no puede formular por tratarse de un aforado), sin concretar los hechos que le incriminarían. Griñán fue el consejero de Hacienda durante la mayor parte del periodo que investiga Alaya, que extiende la culpa del fraude a los departamentos económicos de la Junta. El expresidente andaluz siempre lo ha rechazado, pero esta mañana, además de exculparse, ha advertido de que, si algo se hizo mal, fue responsabilidad de la Consejería de Empleo.

Las frases

  • “No tengo notificación alguna del auto. ¿Tengo que autoimputarme? Por Dios”
  • “¿Por qué este auto ahora? ¿Por qué justo cuando se presentaba un nuevo Gobierno en la Junta de Andalucía? supongo que nunca lo sabremos y habrá sido fruto de la casualidad...”
  • “Sin indicios, sin hechos, se nos han colocado a siete personas aforadas en una situación muy difícil”.
  • “No hay imputación, no hay petición de imputación, no hay hechos objeto de imputación individual... ¿Qué hay entonces?”

Preguntado por si asume alguna responsabilidad “por acción u omisión” en el fraude, Griñán ha asegurado sentirse “responsable” de todos sus actos. Y ha añadido: “Pero le digo que hechos que ocurrieron en la Consejería de Empleo no sé por qué se han llevado a la Consejería de Hacienda”. Toda la cúpula de la Consejería de Empleo de la década que investiga Alaya (entre 2001 y 2010) está imputada. De Hacienda hay imputados directores de presupuestos, viceconsejeros y la exconsejera y exministra Magdalena Álvarez, que ha recurrido su implicación ante la Audiencia de Sevilla. La defensa de la exministra comparte el argumento esgrimido por Griñán de que si hubo responsabilidad penal en el reparto irregular del fondo de los ERE fue de Empleo, no de Hacienda.

El expresidente ha insistido en que todos los actos que aprobó como consejero de Hacienda tenían el informe favorable de la Intervención General de la Junta y de la Dirección General de Presupuestos. “No habiéndose denunciado nunca menoscabo de fondos, difícilmente puedo asumir alguna responsabilidad”, ha sostenido Griñán, que eludió hablar sobre su estrategia de defensa ante una posible imputación judicial porque, ha insistido, nadie le ha imputado y no sabe de qué delitos es sospechoso. “No me han notificado ningún auto, lo he leído por internet y la primera pregunta que me hice fue: ¿Para qué y por qué este auto? Se limita a usar la palabra imputado con reiteración, pero sin imputar a nadie”, se ha preguntado el expresidente.

La de este jueves fue la primera rueda de prensa de Griñán desde que dejó la presidencia. ha comparecido en solitario, pero de pie, en la sala de prensa del Parlamento, le acompañaban el vicesecretario general del PSOE andaluz, Mario Jiménez, y una decena de diputados, entre ellos los exconsejeros de Economía Antonio Ávila y de Hacienda Carmen Martínez Aguayo, señalados también por Alaya en el auto del pasado martes, un escrito que Griñán considera “inexplicable” e “irrelevante” desde el punto de vista jurídico. “Solo he leído el auto y yo, como jurista, creo que no hay imputación ni propuesta de imputación, por lo que no veo opción al recurso”, ha señalado.

El expresidente asegura no haberse ni siquiera planteado la oferta que le hace Alaya para que se presente voluntariamente a declarar en su juzgado. “¿Qué hecho se me imputa? ¿Dónde está la denuncia? ¿De qué tengo que declarar? ¿Ante quién tengo que declarar? ¿Cómo y por qué tengo que declarar?”, ha preguntado Griñán, que cree que la última actuación de Alaya solo ha servido para “dañar” su “reputación” y la de los otros seis ex altos cargos a los que Alaya señala, entre ellos el también expresidente andaluz Manuel Chaves. “A ninguno de ellos ni imputa ni inculpa”, ha recordado Griñán. “En primer lugar porque no procede al ser aforados. Pero también porque no encuentra razones para hacerlo”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información