Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Para no ser invisibles en la librería

Diez pequeños editores se asocian en Llegir en català

“Los que hemos de hacer la presentación ya estamos aquí, pero ¿puede alguien mientras vigilarnos nuestro estand conjunto?”. La petición era de Maria Dolos Sàrries, la editora de Meteora, e iba dirigida a un miembro de la organización de La Setmana del Llibre en Català, que ocupa estos días la avenida de la Catedral de Barcelona. Es el precio de los sellos pequeños independientes en catalán (y en castellano): dos, apenas tres personas de estructura. Pero eso se suple (ya se sabe: horas, sacrificio, pasión, oficio...). Su enemigo real y grande es otro: la visibilidad, ya en los medios de comunicación como —glups— en las librerías. Y eso sí que es vital. Contra esa transparencia quieren luchar Meteora y otros nueve sellos. Y lo desean hacer juntos, a través de Llegir en català, colectivo que presentaron ayer. “Reivindicamos nuestro espacio por el trabajo que hacemos, por cómo lo hacemos, por el cuidado que ponemos y porque nuestros lectores merecen tener acceso a nuestros contenidos”, reza el quinto punto del decálogo con el que se presentó el colectivo. Su composición lo dice todo: está la veterana L’Avenç (de 1977, que desde diciembre se ha separado accionarialmente del grupo RBA) y LaBreu, pero otras seis (Alrevès/Crims.cat, Saldonar, Gregal, Llibres del Delicte, Periscopi y Raig Verd) han nacido en los últimos cinco años. Dos son de fuera de Barcelona (Gregal opera desde Maçanet de la Selva, en Girona, y El Gall, desde Mallorca) y en noviembre pueden añadirse otra mallorquina y una valenciana.

Con un regusto que recuerda al que ofrece, en castellano, Contexto de Editores (que agrupa a los independientes Libros del Asteroide, Barataria, Global Rhythm, Impedimenta, Nórdica, Periférica y Sexto Piso), las editoriales de Llegir en català, si bien mantendrán su personalidad y marcas, elaborarán cada semestre un catálogo de novedades conjunto, a la vez que se desarrollarán colectivamente en las redes sociales con blog (llegirencatala.wordpress.com) y perfiles en Twitter (@llegirencatala) y Facebook (facebook.com/llegirencatala). Se trata de hacerse un hueco en los medios y, sobre todo, en librerías, donde “entre nosotros podemos hacernos de agentes comerciales”, apunta Laura Huerga, editora de Raig Verd, que tampoco descarta, aunque es difícil, acuerdos de distribución. Llevan seis meses hablándolo. Parecen pocos logros. Pero ante el peso del minifundismo editorial en catalán, ya es mucho.