Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Duran Lleida carga contra la ANC y Omnium por “excluyentes”

El líder de Unió sentencia que el independentismo "divide a los catalanes"

Los intentos de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) para atraer a Unió a la cadena humana independentista de la Diada han resultado infructuosos. Los democristianos anunciaron el lunes que no apoyaban la movilización, si bien aceptaban que hay dirigentes y militantes que asistirían. Pero el líder del partido, Josep Antoni Duran Lleida, ha cargado muy duramente hoy contra los organizadores de la Diada, la ANC, y también Òmnium Cultural, entidad que apoya la movilización. Según Duran, el comportamiento de las dos entidades ha sido "excluyente". 

Unió intentó en verano modificar el lema de la cadena humana. Los democristianos querían que en vez de ser una reivindicación independentista la protesta sirviera para reclamar la consulta. Los organizadores se negaron a cambiar el lema, pero multiplicaron sus referencias al derecho a decidir para contentar a Unió. Insuficiente, según el partido, que el lunes, cuando comunicó su decisión, no concretó por qué se desmarcaba de la Via Catalana.

Duran da más detalles, y se muestra molesto en la carta semanal que envía a sus militantes. "Las respuestas de los organizadores al planteamiento político de Unió fueron diversas. El vicepresidente de la ANC dijo que quien sería contado como independentista y fue, por lo tanto, ciertamente y claramente excluyente", lamenta Duran. La propia Asamblea se desmarcó de esas palabras, algo que no valora el democristiano, que se fija en las declaraciones que le dedicó Muriel Casals. "La presidente de Òmnium Cultural intentó menospreciar a Unió y declaró que no hacía falta preocuparse por nuestra posición porque éramos pequeñitos. No tengo intención de polemizar sobre esta afirmación, a parte de decir que es descaradamente excluyente".  El democristiano se ve reforzado porque ninguna formación que apoya la consulta sin ser independentista se ha sumado a la cadena humana. "No nos hemos sentido solos. Otras fuerzas políticas, como ICV-EUiA, se han posicionado en temas similares. También dirigentes socialistas del sector crítico han hecho pronunciamientos equivalentes".

El líder de Unió evita comentar los cambios en el proceso soberanista del presidente de la Generalitat, Artur Mas. Aunque, por sus palabras, se deduce que ve con buenos ojos el frenazo del líder de CiU, que ahora solo aspira a una consulta pactada con el Gobierno central. "El derecho a decidir suma. La independencia es una propuesta legítima, pero divide", afirma el democristiano.

Pese a cargar contra los organizadores de la Via Catalana por "excluyentes", al final de la carta celebra que sean inclusivos con otro tipo de protestas, hecho que le permite asegurar que los defensores del derecho a decidir se sentirán cómodos en la movilización. Incluso el democristiano deja la puerta abierta a acudir a la protesta, pese a que al principio el partido había alegado problemas de agenda para excusar la  presencia de su líder. "Iré o no en función de mi disponibilidad física y de lo que en consciencia creo que debo hacer". El año pasado Duran tuvo la misma duda y finalmente acudió a la manifestación independentista de la Diada. No lo pasó bien, recuerda en la carta: "Me contabilizaron como independentista, eso sí, sin que algunos manifestantes independentistas dejasen de increparme, de insultarme, o de tirarme monedas a la cara y sin que los no independentistas se preguntasen públicamente qué hacía yo en esa manifestación".