DEBATE SOBRE EL ESTADO DE LA REGIÓN

González anuncia una bajada de impuestos en el debate más descafeinado

La Comunidad insiste en reclamar un nuevo sistema de financiación Elimina la Agencia de la Calidad y la Academia de Policía Ayudas de hasta 6.000 euros para el gremio de taxistas

Ignacio González, durante su discurso en el debate del estado de la región en la Asamblea de Madrid.
Ignacio González, durante su discurso en el debate del estado de la región en la Asamblea de Madrid. CARLOS ROSILLO

El debut de Ignacio González en su primer debate del estado de la región no ha podido ser más magro. En contra de lo que acostumbraba Esperanza Aguirre en los años de bonanza, el presidente autonómico del Partido Popular no se ha sacado ningún conejo de la chistera en el discurso más descafeinado que se recuerda. A lo más, la promesa de una bajada de impuestos sin fecha, en un movimiento que ha recordado al reciente de Mariano Rajoy. “¿Qué bajaríamos? Lo que se pueda”, ha sido lo máximo que ha dicho González tras su intervención de hora y media. Hay quien barrunta que pueda rebajar un punto el IRPF, “el más bajo de toda España”, según ha destacado el mismo González.

Las claves de la intervención

  • "Madrid presenta los mejores datos económicos de España, tenemos el potencial suficiente para liderar la crisis".
  • "Hemos resistido la crisis mejor que el resto de las regiones, fruto de la previsión, esfuerzo y políticas liberalizadoras".
  • "El dinero siempre está mejor en el bolsillo de los ciudadanos, que son quienes mejor saben administrarlo".
  • "El sistema de financiación autonómica es injusto, perverso y absurdo. Voy a seguir reclamando que se nos dé lo que en justicia merecemos por lo que aportamos y contribuimos".
  • "Es necesario que la fiscalidad aplicada a la cultura sea reajustada para que siga siendo en Madrid un factor clave de nuestro crecimiento económico".
  • "La cultura en Madrid es un dinamizador económico que potencia además otras áreas como el turismo, el ocio y la hostelería y proporciona muchos trabajos".
  • "Cada vez más padres pueden llevar a sus hijos al colegio que quieren y no el que decide el político de turno. Los centros bilingües son los más demandados. Todos los nuevos centros lo serán".
  • "Lo que pone en riesgo al sistema sanitario es no hacer nada. Si queremos dar las mismas prestaciones con la misma calidad es necesario introducir medidas".

El caso es que no tiene mucho margen de maniobra para esa bajada: Patrimonio, sucesiones y donaciones ya están bonificados al máximo. En este escenario, se antoja un tanto inverosímil que se aplicase una rebaja en impuestos especiales. Una opción podría pasar por algunas desgravaciones. "Cuando nosotros tenemos un punto menos en el tramo autonómico de IRPF estamos beneficiando a tres millones y pico de declarantes. Es decir, a todos. Ese beneficio va especialmente a las rentas medias. Cuando bonificamos sucesiones y donaciones, primamos a aquellos, cualquiera que sea su condición, que donan a sus hijos, que heredan de sus padres. Ninguno de ellos tiene que pagar más que el 1% del control fiscal. Cuando bonificamos las transmisiones patrimoniales, lo que hacemos es que cualquier persona que compre una casa o haga una operación jurídica se beneficie de un tipo impositivo más bajo", dijo González sobre la política fiscal de su Gobierno en una entrevista el pasado mayo.

Entre las novedades más concretas están la eliminación de la Academia de Policía, cuyas funciones pasan a depender de la Dirección General de Seguridad (el Ejecutivo lo justifica en que ya no se forman a Bescam). También se suprime la Agencia de la Calidad, Acreditación y Prospectiva de las Universidades, lo que eleva por encima del centenar los entes y organismos desaparecidos desde el inicio de la crisis. Otra iniciativa, discreta con alharacas no tan lejanas, ha sido el de las ayudas de hasta 6.000 euros al gremio de taxistas para renovar sus vehículos.

González ha argumentado buena parte de su intervención en las fortalezas de la economía madrileña, y recalcando que sus debilidades, más que propias, vienen de fuera. En concreto de los 2.800 millones que la Comunidad ha recortado para este ejercicio, unidos al tijeretón de 1.045 de mediados de 2012, han dejado tiritando las cuentas del Gobierno regional. Con todo, el PP se niega a suprimir o tocar el impuesto de patrimonio u otras deducciones fiscales, una de las principales reivindicaciones de la oposición —y del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro— para obtener ingresos con los que capear la crisis.

En su discurso eminentemente económico, González ha reclamado por enésima vez un nuevo modelo de financiación autonómica, que niega para 2014 más de mil millones que Madrid reclama como el maná. Aplicado durante la etapa de José Luis Rodríguez Zapatero (PSOE) en La Moncloa, hasta el momento el Ejecutivo de Mariano Rajoy (PP) no ha dado muestras de cambiarlo. Y eso que el PP de Madrid, el más poderoso, achaca a la financiación tener que haber privatizado la gestión de media decena de hospitales —en marcha desde este mes— o el tasazo universitario del 20% (65% en dos cursos) aprobado el pasado julio.

Más información
González abre la puerta a plantear un recurso contra el déficit a la carta
Madrid aprovecha el mayor margen de déficit y pide 690 millones más de deuda
Las tasas universitarias subirán otro 20% en Madrid el próximo curso
Madrid adjudica los hospitales sin esperar sentencia
González plantea la necesidad de “modificar y revisar” el IVA cultural
Los presupuestos de 2013, los peores de los últimos 10 años
Un nuevo tijeretazo de más de mil millones
La Academia de Policía empieza a cobrar los cursos de formación
Aguirre anuncia que Madrid devolverá al Estado la gestión de la justicia gratuita

"No por casualidad Madrid ha afrontado la crisis mejor que el resto de España. Es por las medidas y políticas liberalizadoras de nuestro gobierno, por una administración austera, con ajustes realizados desde 2008... Pero Madrid no está al margen de la crisis. Aquí, además, se ha dado la ausencia de inversiones en obra nueva durante ocho años de Gobierno socialista y el sistema de financiación autonómica", ha expresado, ensalzando el crecimiento de Madrid un 0,1% en el segundo trimestre del año.

El otro frente que ocupa a González es el del objetivo de déficit, criticado con virulencia por dejar de ser el mismo para todas las autonomías este ejercicio. A Madrid le corresponde el 1,07%, cifra idéntica al déficit logrado en 2012, frente al 1,58% con que se ha primado a Andalucía y Cataluña, los ejemplos a los que suelen referirse con enojo los populares madrileños. Otra china al Estado ha sido la subida de vértigo del IVA cultural. González, como en otras ocasiones, ha reclamado que se revise la "fiscalidad aplicada a la cultura" a la baja. Sobre otros temas más candentes y polémicos, como la privatización de la gestión sanitaria de seis hospitales de la red madrileña y cómo va el proyecto de Eurovegas, el presidente autonómico ha pasado de puntillas.

Además, como ya hizo su antecesora Aguirre, que no ha acudido hoy a seguir el debate desde la tribuna de invitados, ha vuelto a reclamar la devolución de las competencias de Justicia, que han supuesto a Madrid un coste de 3.000 millones de euros desde que las asumió.

En definitiva, la jornada inaugural del debate del estado de la región no ha correspondido al misticismo que se otorga a la principal fecha para los políticos aparte del anuncio de los presupuestos a finales de octubre. El secretario general del PSM, Tomás Gómez, confiaba en que se anunciara un cambio en el Gobierno, en concreto el relevo de Javier Fernández-Lasquetty como consejero de Sanidad, pero tampoco ha sido el caso. Habrá que esperar a mañana a que se produzcan, o no, novedades de calado para un debate desvirtuado por la crisis.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS