Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Boi Ruiz dice que no hay niños catalanes desnutridos por culpa de la crisis

El consejero sí admite que hay menores que no comen suficiente carne o pescado

Boi Ruiz y Felip Puig en Parlament de Catalunya. Ampliar foto
Boi Ruiz y Felip Puig en Parlament de Catalunya.

La polémica que rodea el drama de la malnutrición infantil continúa. El consejero de Salud, Boi Ruiz, quitó ayer hierro al informe del síndic de greuges, Rafael Ribó, en el que este cifraba en 750 los niños catalanes desnutridos y en hasta 50.000 los pequeños con problemas de malnutrición. Ruiz dijo en una entrevista en TV3 que las conclusiones de Ribó se han “exagerado” y negó que existan niños desnutridos debido a la crisis. Aunque sí admitió que hay pequeños con problemas de malnutrición, tanto porque no comen suficiente carne o pescado o porque ingieren demasiada comida rápida y productos poco saludables.

Según Ruiz, en Cataluña no hay niños con desnutrición causada por el hambre y los que presentan síntomas de desnutrición lo hacen porque sufren alguna enfermedad genética o adquirida que les impide asimilar los nutrientes de forma adecuada. Es en ese sentido que dijo entender que la Sociedad Catalana de Pediatría pusiera “el grito en el cielo” ante las conclusiones del informe de Ribó.

La diputada de ICV-EUiA en el Parlament, Laura Massana, acusó a Ruiz de “esconder la cabeza bajo el ala” en lugar de buscar soluciones para combatir la malnutrición infantil. José Manuel Villegas, de Ciutadans, criticó que Ruiz “reste importancia al tema”.

Ruiz afirmó también que la consejería que él dirige no tendrá que ejecutar más recortes este año debido a la prórroga de los Presupuestos que se aprobará la semana que viebe. “Disponemos de los mismos recursos que el año anterior con los mismos esfuerzos”, afirmó el consejero. “La prórroga supone que se mantienen las medidas de reducción salarial y en los presupuestos de los hospitales que el año pasado”, reiteró.

Sin embargo, lo más previsible es que la prórroga implique nuevos recortes para todas las consejerías dado que el Gobierno debe adaptar las cuentas al nuevo objetivo de déficit, fijado en el 1,58%. Esto supone que la Generalitat tiene que reducir el presupuesto en cerca de 2.500 millones de euros en todos los departamentos.

Villegas criticó ayer que esta prórroga de los Presupuestos de 2013 supone que los ciudadanos no saben “cuánto se ha recortado en sanidad” en lo que va de año.

El consejero volvió a defender que su departamento ha reducido las listas de espera de forma “sustancial”, aunque el tiempo medio de espera de las personas operadas aumentó un 35,7% entre diciembre de 2011 y diciembre de 2012. Sobre el cierre de centros de atención primaria y la reordenación de servicios, Ruiz dijo que “no se puede hacer todo en todos los sitios”.