Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un nuevo himno para recordar el Bicentenario

San Sebastián presenta la multitud de actos que rememorarán la destrucción y reconstrucción de la ciudad hace 200 años

Momento del espectáculo de danza que ofrecerán las compañías Kresala y Verdini para conmemorar el Bicentenario.
Momento del espectáculo de danza que ofrecerán las compañías Kresala y Verdini para conmemorar el Bicentenario.

San Sebastián contará con un nuevo himno para conmemorar la celebración de su Bicentenario, la destrucción y reconstrucción de la ciudad hace 200 años durante la Guerra de la Independencia. Suak pizturik dirau, con música de Tomás Argües y letra de Beñat Gaztelumendi será interpretado por el Orfeón Donostiarra el 30 de agosto en la Basílica de Santa María. El concierto marcará el inicio de los numerosos actos que se celebrarán para recordar la efeméride de la que el 31 agosto se cumple el aniversario exacto de la quema de San Sebastián.

El programa ha sido presentado esta mañana por el alcalde, Juan Karlos Izagirre, y la presidenta de la Comisión No Permanente del Bicentenario, Miren Azkarate, además de una representación de muchas de las asociaciones e instituciones que colaboran en los actos.

Tras el recital del Orfeón Donostiarra, las compañías de danza Kresala y Verdin ofrecerán el espectáculo  Hala ere, una reflexión que "contrapone la tragedia de la destrucción con la creación" y en el que tendrán un papel importante las mujeres, según han explicado sus responsables. El acto se celebrará junto a la escultura Construcción vacía, de Jorge Oteiza, situada en el Paseo Nuevo.

La Orquesta Sinfónica de Euskadi también tendrá un protagonismo especial el 30 de agosto. La formación ofrecerá un concierto en la plaza de la Constitución y además recibirá, como ha anunciado el alcalde, la Medalla de Oro de la ciudad.

Ya el 31 de agosto, un repique de campanas simbolizará el aviso de peligro que vivieron los donostiarras hace 200 años. A lo largo de la mañana habrá actuaciones de txistularis y salida de diversas tamborradas, además de la celebración de una misa funeral en la Basílica de Santa María del Coro en recuerdo de las personas que fallecieron.

Por la noche, a las 22.00 tendrá lugar el tradicional apagado de luces y procesión de antorchas en la calle 31 de agosto. Este año se encenderán unas 5.000 velas, frente a las 3.000 de ocasiones anteriores. Se interpretará en el pórtico de San Vicente el antiguo himno de la ciudad y la Marcha del 31 de agosto junto al orfeón txiki.