Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sin rastro del móvil del maquinista

La policía rastrea vagón por vagón en lo que queda del tren siniestrado y recupera restos humanos. Los análisis confirman que Garzón no bebió ni tomó drogas

Policías rastrean los vagones del tren siniestrado.

Vagón por vagón, removiendo cada metro del amasijo de cables y hierros retorcidos en los que quedó convertido el Alvia S/730, la policía científica buscó este martes durante horas el teléfono corporativo por el que el maquinista hablaba 11 segundos antes de descarrilar a 179 kilómetros por hora en la curva maldita de A Grandeira, en el barrio compostelano de Angrois. No apareció. Tampoco encontraron la tableta que Francisco José Garzón Amo, imputado por 79 homicidios imprudentes, utilizaba para descargarse su hoja de ruta diaria con una aplicación de Renfe que le marcaba el recorrido y la velocidad.

 Ni rastro del móvil ni del Ipad. Lo que sí extrajeron los investigadores de las tripas de un tren desfigurado fueron restos humanos, objetos personales de los pasajeros y otros elementos que introdujeron en bolsas plásticas para su análisis y cotejo. El resultado pasará a engordar el atestado policial de la causa que le remitirán al juez instructor, Luis Aláez. Desde primera hora de la mañana hasta mediada la tarde, un equipo especial de la policía científica, el Grupo Operativo de Intervenciones Técnicas (GOIT) buceó entre los trozos desmembrados del ferrocarril que las grúas fueron retirando de la vía de Angrois para depositarlos a la intemperie en un recinto vallado junto una nave de transportes pesados en A Escravitude (Padrón), a unos 20 kilómetros de Santiago.

Uniformados con monos blancos de plástico, guantes, botas y casco de protección, los agentes del GOIT emplearon sierras radiales e incluso una especie de azada para abrirse paso entre las chapas metálicas del tren. Dos perros adiestrados de la unidad canina se fueron alternando en la búsqueda de fragmentos humanos, según fuentes de la investigación, entre los vagones deshechos. Recogieron efectos personales de los pasajeros y otros elementos que tendrán que procesar. Solo la parte delantera del tren, que pilotaba Garzón, conserva más o menos intacta su estructura exterior con el cristal frontal de la cabina del conductor completamente estallado.

El maquinista no había bebido alcohol ni consumió ninguna sustancia ilegal. Garzón ya había declarado ante al juez que el día del accidente solo había tomado café. Y la cafeína fue lo único que detectaron las analíticas. El informe que el Instituto Nacional de Toxicología remitió al juez confirma que el conductor no tomó ninguna sustancia que pudiera alterar su mecánica laboral, según informó el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia. Corrobora, de ese modo, el resultado de los primeros análisis que le hicieron a Garzón en el hospital Clínico Universitario de Santiago (CHUS) poco después de descarrilar y al que el conductor se había sometido voluntariamente. El veterano maquinista, que habló con el interventor durante poco más de minuto y medio cuando encadenaba túneles y viaductos en los últimos metros hacia la estación de Santiago, atribuyó el accidente a un “despiste” en un tramo que conocía bien.

Aláez, titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Santiago, ha pedido que se incorporen a la causa las conclusiones de las comisiones investigadoras creada por Fomento, Adif y Renfe. No obstante, y aunque sumará esos tres informes al procedimiento, el instructor ha ordenado también una prueba pericial judicial que encargará a tres expertos ingenieros —Telecomunicaciones, Caminos y un tercero de la rama Industrial— que serán designados por sus colegios profesionales o escuelas oficiales entre las personan que acrediten mayor conocimiento en infraestructuras ferroviarias.

De los 178 pasajeros atendidos en urgencias la noche del 24 de julio, siguen ingresados en distintos hospitales gallegos 41 pacientes, siete de ellos en unidades de críticos. El número ha ido descendiendo progresivamente y el último menor que permanecía en la Unidad de Cuidados Intensivos ya ha pasado a planta. Desde el pasado fin de semana, han recibido el alta 13 pacientes. Solo uno de los heridos falleció en el hospital de Santiago cuatro días después del accidente.

 

El juez pide un informe independiente

EL PAÍS

El juez instructor del caso, Luis Aláez, emitió ayer un nuevo auto para explicar los moticos por los que ha decidido solicitar un informe pericial sobre el accidente. El magistrado también reclamará que se le entreguen en su momento los resultados de las comisiones de investigación creadas por Renfe, Adif y Fomento, aunque advierte que esos dictámenes no se realizan para su utilización judicial y que sus autores están vinculados a los organismos públicos que se los encargan.

Aláez entiende que el juzgado debe hacer un informe técnico independiente “no solo por el mero hecho de alejar la sospecha o el peligro de arbitrariedad sino para auxiliar la función judicial en una materia tan compleja y específica como es la determinación de los factores que han podido contribuir al descarrilamiento”. La tarea de los tres peritos que el juez designará en su día será determinar las circunstancias del siniestro y las posibles “anomalías, deficiencias e irregularidades” en el tren o en la red viaria. Los peritos tendrán acceso ilimitado a toda la documentación de Fomento, Renfe y Adif.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >