Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una necrópolis medieval infantil en el castillo de Sant Iscle de Vidreres

Los arqueólogos hallan restos que se podrían datar entre los siglos VIII y IX, y por lo tanto previos a la construcción de la fortificación que formaba parte del vizcondado de Cabrera

La novena campaña de excavaciones arqueológicas realizadas en el Castillo de Sant Iscle de Vidreres (La Selva) ha permitido recuperar restos de una necrópolis infantil medieval. El hallazgo de 13 enterramientos, 12 de ellos pertenecientes a niños de diversas edades, es por ahora uno de los frutos más destacados de la campaña de excavaciones de este año. Los arqueólogos creen que los restos se podrían datar entre los siglos VIII y IX, y por lo tanto previos a la construcción de la fortificación que formaba parte del vizcondado de Cabrera y que se construyó a finales del siglo XI o comienzos del XII. Un edificio defensivo que estuvo en funcionamiento hasta principios del siglo XVI, según se ha podido documentar en las diversas intervenciones.

Aparte del sector de la necrópolis, ubicada frente a la muralla sur del castillo, este año se están realizando trabajos de excavación en otros sectores, concretamente en el ala oeste. Allí los participantes en el campo de trabajo han localizado restos de los siglos XIII a XV de una gran estancia. Otros hallazgos de esta campaña ha sido una alcantarilla por donde discurría agua y un silo para guardar excedentes agrícolas. Ambos forman parte de la ampliación que se hizo del castillo en el siglo XV, en la baja Edad Media, en sectores exteriores cercanos a los recintos amurallados norte y este, donde se va dejando al descubierto más tramo de muralla.

Otros hallazgos de esta campaña ha sido una alcantarilla por donde discurría agua y un silo para guardar excedentes agrícolas

Finalmente, en una pequeña estancia del ala este del castillo se ha encontrado un segundo silo del siglo XIII. Los trabajos arqueológicos de este 2013 empezaron el 1 de julio y finalizarán el próximo día 9 de agosto. Las excavaciones se realizan desde el 2005 mediante campos de trabajo gestionados por el Grupo d'Esplai Vidrerenc y el Ayuntamiento y que coordina el arqueólogo Joan Llinàs.