Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La transparencia opaca de Mas

El portal de la Generalitat no permite acceder a toda la información pública

Mas, en la presentación del portal de la Generalitat. Ampliar foto
Mas, en la presentación del portal de la Generalitat. generalitat

La Generalitat puso en marcha el pasado lunes un portal electrónico para promover la transparencia de la administración y hacer accesibles los datos públicos. Lo presentó Artur Mas en persona en un alarde de abrir las ventanas, pero la verdad es que Cataluña no dispone todavía de una ley que permita a los ciudadanos solicitar toda la información que deseen.

A la espera de que prosiga la tramitación de ese texto en la Comisión de Asuntos Institucionales del Parlament, el nuevo portal de la Generalitat se divide en cinco apartados: gobierno y presidente, acción de gobierno, gestión, datos e indicadores. En la mayoría de las pestañas se enlaza a otras páginas de la misma institución o a las de organismos dependientes, que ofrecen una información que ya se encontraba anteriormente en la web. A menudo, además, se presentan los datos en un PDF y no en formatos accesibles, lo que no permite cruzarlos ni manipularlos.

“Está bien que se recopile toda la información en un solo portal, pero la Generalitat no responde a muchas de las peticiones de datos que hacen los ciudadanos”, explica David Cabo, director de la fundación Civio, destinada a promover la transparencia informativa y la apertura de datos a través del uso de la tecnología.

El portal no permite saber la agenda de Mas ni todos los contratos púbicos

En la página Tu derecho a saber, impulsada por esa fundación, se recogen distintas peticiones de información pública a las administraciones y se publican las respuestas que se dan. Según un informe creado a partir de la actividad de esa web, solo la mitad de los requerimientos que cursan los ciudadanos españoles a la administración obtienen una respuesta y, habitualmente, no es satisfactoria. Cataluña tampoco es diferente y la norma también es la falta de respuesta.

Este es un recorrido por el portal de la Generalitat.

►Agenda presidencial. En esta pestaña solo se exponen las ruedas de prensa y actos oficiales de Artur Mas, pero no se especifican todos los encuentros que puedan tener relevancia en sus decisiones, como desayunos con empresarios o representantes de otros partidos. En el caso de Estados Unidos, la página de la Casa Blanca incluye todas las reuniones del presidente, incluso aquellas que son a puerta cerrada, para que los ciudadanos puedan saber con quién se reúne Barack Obama. Si las agendas de los presidentes catalán y español se rigieran por la norma americana, no se podrían celebrar reuniones secretas entre ambos representantes.

La promesa de crear un registro de ‘lobbies’ aún está pendiente

Sin registro de ‘lobbies’. La opacidad de la agenda está estrechamente relacionada con la falta del registro de lobbies o grupos de presión, lo que permitiría saber qué reuniones han mantenido los miembros del gobierno y los parlamentarios que hayan podido influir en sus decisiones políticas. En febrero, Mas se comprometió a crearlo, pero la web se ha presentado sin este registro. La Ley de Transparencia española aprobada la semana pasada por PP, CiU y PNV en la Comisión Constitucional del Congreso también excluye esta cuestión.

Contratación pública. La web de la Generalitat solo permite solicitar información sobre contratos con la Administración superiores a 18.000 euros, por lo que se excluyen todos los acuerdos considerados menores. Además, para consultar el registro público es necesario rellenar un formulario con todos los datos personales. Tampoco se publican las subvenciones de menos de 3.000 euros. La opacidad en este campo se contrapone a la transparencia de Estados Unidos, que dispone de una página gubernamental sobre el gasto del país y el dinero destinado a todas las empresas que tienen suscritos contratos con la administración.

Detalles de gastos. En el Reino Unido se publican todos los gastos los parlamentarios, incluidos transportes y comidas. También existe un registro de los regalos recibidos por los cargos públicos. En el caso de Cataluña, estos registros y publicación de gastos no son obligatorios, por lo que es imposible saber, por ejemplo, cuánto cuestan los viajes oficiales del presidente.

La publicación de gastos de los diputados tampoco es obligatoria

Presupuestos. Tampoco en eso se puede considerar la web más transparente, pues el desglose es muy bajo. Aragón y el País Vasco disponen de portales específicos sobre presupuestos que presentan la información con gráficos. Se puede saber el nivel de ejecución presupuestaria de manera clara y hasta calcular de forma aproximada cuánto aporta cada contribuyente a las arcas públicas.

Preguntas ciudadanas. La web de la Generalitat no permite a los ciudadanos hacer peticiones de datos, por lo que la información publicada depende exclusivamente de la voluntad del Ejecutivo. Por el contrario, el gobierno británico incluye la posibilidad de pedir los datos con los que trabaja si no han sido ya publicados. Además, la Ley de Acceso a la Información (Freedom of Information Act) obliga a la administración a responder todas las peticiones, que también se publican con su respuesta en Internet. Tampoco en este caso se satisface la cuestión en la ley homónima española, ya que se permite el silencio administrativo negativo, lo que en la práctica implica que la administración no está obligada a responder a los requerimientos.