Bocados fugaces

En 1939, Antonio Rodilla metió un embutido entre dos rebanadas de pan inglés. Nació así el primer restaurante de comida rápida en España Madrid es la tercera región que más ‘fast food’ consume tras Cataluña y Andalucía

En 1939 Antonio Rodilla era un joven de 30 años que regentaba una pequeña tienda de embutidos de Guijuelo, su pueblo natal. La tienda era modesta. Estaba situada en la Plaza de Callao, tenía 60 metros cuadrados de superficie y un sótano con un obrador para hacer pan, pasteles y derivados. Rodilla era un hombre emprendedor y aventurero que solía viajar fuera de España. En uno de estos viajes conoció el pan inglés, que es lo que hoy conocemos como el pan de sándwich. La idea estaba ahí. Simplemente había que meter los embutidos de su tienda entre dos panes.

Este puede considerarse el comienzo de la comida rápida en España, un concepto más extendido en otros países basado en que el cliente no ocupe la mesa durante demasiado tiempo. Desde la idea de Rodilla, este tipo de locales ha proliferado hasta formar parte del paisaje habitual de la ciudad. Sin embargo, España es unos de los países que menos invierte en comida rápida, según el estudio El Consumo de Comida Rápida: situación en el mundo y acercamiento autonómico“, realizado por la Escuela de Negocios EAE. Otro dato: Madrid es la tercera comunidad autónoma que más consume en este tipo de locales, por detrás de Cataluña y de Andalucía.

Eloy Pozo, responsable de Experiencia de Marca del Grupo Rodilla, cuenta cómo cambió la alimentación de los madrileños con el paso del tiempo. “Antes de Rodilla todo el mundo comía en bares y restaurantes tradicionales. La tienda que había en Callao se convirtió pronto en un referente en la capital. Los sándwiches eran fáciles de llevar. La gente se los llevaba a las sesiones en los cines de la Gran Vía, se los comían por la calle mientras paseaban o compraban”, relata Pozo.

Las preferencias de los consumidores han cambiado y los restaurantes de comida rápida han tenido que adaptarse a las nuevas circunstancias. A comienzos de los sesenta, se introdujo en Rodilla una barra de cafetería. Lo que antes había sido pastelería y fiambres, pasó a ser algo más cercano a un bar-restaurante. En los años 80, con la llegada de los fast-food americanos, Rodilla fue creciendo en número de tiendas y adaptó el tipo de servicio a “un modelo más sano y ágil”, según explica dice Pozo.

Clientes en un local de la cadena La Sureña.
Clientes en un local de la cadena La Sureña.Samuel Sánchez.

En 1981 llega a la capital Mc Donald’s, con la apertura de su primer restaurante en la Gran Vía madrileña el 9 de marzo. “Fue todo un acontecimiento. Una compañía y marca americana aportaba modernidad y vanguardia a la sociedad española”, cuenta Teresa Rincón, Directora Relaciones Externas McDonald's España.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Más de 30 años después, dice, la compañía ha seguido evolucionando. El restaurante cuenta actualmente con más de 450 locales por toda la geografía española. En la comunidad de Madrid son 84 (63 en franquicia y 21 en propiedad de la compañía). En la capital son 35 restaurantes en total. Hay planes de seguir creciendo. “Nuestro plan de expansión para el periodo 2012-2014 contempla la apertura de más de 60 nuevos restaurantes”, comentan desde la compañía.

Suele pensarse que el sector de la comida rápida suele capear mejor el temporal en tiempos de crisis. La lógica dice que estos restaurantes de precios baratos les harían tener más éxito. Es exactamente así. España es el segundo país cuyo aumento del precio medio del ticket de compra ha sido más elevado entre 2006-2010, con una subida del 14,5%. Son los años de la crisis financiera internacional, que han llevado a la población española a recortar gastos en la cocina tradicional, más cara. Se come menos fuera de casa, pero la comida rápida es una alternativa económica. Según el estudio del EAE, el gasto de los consumidores españoles en restaurantes de comida rápida creció un 2,6% en un contexto económico negativo.

Pese a los momentos duros, Pozo, de la cadena Rodilla, insiste en que sigue siendo un mercado competitivo. A pesar de haber bajado en la facturación en los últimos años (en 2010 facturó 48,6 millones de euros; en 2011, 47,7 y en 2012 43,9), Rodilla continúa diseñando estrategias para atraer a más clientes. “Consciente de la situación económica actual, hemos lanzado una gama de productos a 1 euro, entre los que se encuentran zumo de naranja recién exprimido, croquetas, pastelería, etc.…”, comenta Pozo que rememora los tiempos duros de la posguerra en España, cuando el negocio estaba solo echando a andar. “El gasto medio de un cliente en Rodilla se sitúa en torno a los 6 € pero depende mucho del tipo de consumo que realice y en qué momento del día”, comenta Pozo.

Cervecería 100 montaditos, en la Carrera de San Jerónimo.
Cervecería 100 montaditos, en la Carrera de San Jerónimo.Samuel Sánchez

Amigos, novios y familias acuden a este tipo de establecimientos en las más variadas situaciones. “Para los cumpleaños con los niños ir a un Mc Donald’s o al Burger King es ideal”, explica Ángela Pérez, una madre de 42 años que lleva a su hijo y a tres de sus amigos a un Mc Donald’s para festejar el cumpleaños del pequeño.

Nuevas cadenas se han sumado al éxito de Rodilla y Mc Donald’s. Es el caso del 100 montaditos y La Sureña, dos restaurantes de la empresa Restalia. “100 Montaditos arrancó en Madrid en 2003 con un primer restaurante en el Centro Comercial y de Ocio Nassica de Getafe”, relata una portavoz de la empresa, “A partir del éxito de aquel primer local, la cadena no ha hecho más que incrementar su presencia en la Comunidad”.

Las campañas para atraer clientes son otra de sus bazas para mantener a sus fieles y ganar nuevos adeptos. La conocida como Euromanía empezó siendo una promoción de todo a un euro los miércoles. También se ha convertido en una moda el cubo de botellines de La Sureña, en el que se pueden consumir cinco botellines por tres euros.

Para estos dos restaurantes es una forma de llevar España a los platos y botellas por tan solo un euro. “100 Montaditos fue pionera en lazar su carta a 1 EURO hace 5 años. Una acción que nos ha llevado a posicionarnos en el sector y ser un referente, tanto para el consumidor como para el mercado en general”, dice la misma portavoz.

Otras empresas han intentado combatir la fama de que la comida rápida es poco saludable.

Es el caso de Petit Apetit, Fresc Co o Chop salad especializadas en ensaladas y comida orgánica. “Mucha gente acude a nosotros preguntando por comida más sana. Y eso es lo que ofrecemos nosotros”, dice Begoña Corral, directora general de Chop salad, que resalta que la cadena por ahora no tiene sede física, pero que después de verano abrirán una en Madrid.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS