Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez descarta responsabilidad penal del interventor por su llamada al maquinista

El magistrado lo cita a declarar mañana en calidad de testigo

El interventor Antonio Martín Marugán, a la derecha en las labores de rescate.
El interventor Antonio Martín Marugán, a la derecha en las labores de rescate. AFP

Antonio Martín Marugán, el interventor del tren Alvia descarrilado en Santiago que llamó por teléfono móvil al maquinista un momento antes del trágico accidente, prestará declaración mañana ante el Juzgado de Instrucción número 3 de Santiago. Pero lo hará únicamente en calidad de testigo ya que el juez encargado del caso, Luis Aláez, ha descartado, en un auto emitido este mediodía, que pueda atribuirse al interventor una responsabilidad penal por el accidente.

En el auto, el juez señala que, según los datos de la caja negra del convoy, la llamada se produjo unos dos minutos antes del accidente, cuando, de acuerdo con la velocidad del tren, este se encontraba a unos seis kilómetros de la fatídica curva donde descarriló, en el barrio compostelano de Angrois. La conversación -en la que el interventor pretendía saber por qué vía entraría el Alvia en la estación de Pontedeume (A Coruña) para facilitar que allí se apease una familia- se prolongó "hasta prácticamente el mismo momento" del siniestro, señala Aláez.

En su razonamiento, el juez admite que se puede considerar "desafortunada por el lugar o el momento en que se hizo" la llamada del interventor, pero argumenta que "ello es insuficiente para atribuirle una imprudencia con relevancia penal por el accidente del tren". Alaez insiste en que, de las investigaciones practicadas hasta ahora, se deduce que la responsabilidad es únicamente atribuible a la "inapropiada e imprevisible conducción del maquinista", que iba a 190 kilómetros por hora en una curva en la que el límite permitido era de 80.

El juez también subraya que las llamadas para consultar si el tren puede circular por una determinada vía están "ajustadas a los procedimientos" habituales en Renfe y, por tanto, son "algo normal, como el propio maquinista vino a a admitir en su segunda declaración". El conductor del Alvia, Francisco José Garzón Amo, se presentó voluntariamente en el juzgado el pasado miércoles después de que la caja negra revelase la llamada del interventor. Ni Garzón ni Martín Marugán en su primer testimonio ante la policía habían mencionado hasta entonces esa conversación por el teléfono móvil previa al accidente

Más información