Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los ingresos del comercio de Barcelona siguen cayendo pero se frena la tendencia

Las tiendas de la capital catalana venden un 3,6% menos en el primer semestre de 2013. El pasado año la caída fue del 5,2%

Optimismo a pesar de la caída en ventas. En el segundo trimestre de 2013, los comercios catalanes facturaron un 3,6% menos que durante el mismo período del año anterior. Aun siendo esta cifra negativa, la tendencia es a serlo cada vez menos, alejándose de la bajada del 5,2% que se produjo un año antes. En general, la primera mitad del 2013 ha sido más positiva que la del año anterior, según el Indicador Comercio Barcelona (ICOB), elaborado por profesores e investigadores de Esade.

Este indicador se basa en sondeos trimestrales que señalan, entre otras cosas, la percepción que los comerciantes tienen de sus clientes. Más del 70% considera que los consumidores realizan compras más pequeñas y más del 60% cree que buscan ofertas. Casi el 60% opina que sólo compran aquello que tienen en un listado, y una proporción similar ve que les cuesta más decidirse. Alrededor del 55% observa que entran personas en su local pero no compran. Percepciones todas ellas que muestran cómo los consumidores siguen pensándoselo dos veces antes de gastar.

Otro de los valores más destacados en el estudio de Esade es la preocupación por el cambio en la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU), que a partir del 31 de diciembre de 2014 puede provocar un aumento sustancial en el precio del alquiler, sobre todo en los contratos más antiguos. El 35,3% de los encuestados (la muestra recoge 500 comercios de todos los ejes comerciales de la ciudad) opina que se verá afectado por el cambio. De estos, el 47,5% intentará renegociar el alquiler, mientras un 43% todavía no se ha planteado la cuestión.

El 35,3% de los encuestados opina que se verá afectado por el cambio de la Ley de Arrendamientos Urbanos

El presidente de la Fundación Barcelona Comercio, Vicenç Gasca, atribuye esta actitud a un desconocimiento del comerciante sobre la viabilidad que pueda tener su negocio o a que esté a la expectativa de un momento más oportuno. Teniendo en cuenta sólo a los comercios con alquiler afectados por la nueva ley, la proporción aumenta del 35,3% al 40,8%. Asimismo, el estudio estima que las compras de los turistas durante este verano en los comercios del centro de la ciudad representarán un 30% de la facturación total.