Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ICS da marcha atrás y mantiene toda la actividad del Hospital de Viladecans

Salud no cierra la puerta a traspasar enfermos al centro de Sant Boi

Protesta y recogida de firmas contra el cierre del Hospital de Viladecans. Ampliar foto
Protesta y recogida de firmas contra el cierre del Hospital de Viladecans.

Rocío Marín Martínez, de 60 años, acude al hospital de Viladecans. Este es su centro de referencia como habitante de Begues (Baix Llobregat), y le gusta que sea así: "hay muchos médicos buenos aquí, no quisiéramos perderlos". Su temor parece infundado, por ahora. El Departamento de Salud se ha echado atrás en sus planes de reducir la cartera de servicios que presta el Hospital de Viladecans. En una reunión entre Joaquim Casanovas, director del Instituto Catalán de Salud (ICS) y la junta del hospital el pasado jueves, Casanovas prometió no tocar los servicios que el centro presta a 185.000 personas en los municipios de Gavá, Viladecans, Castelldefels, Begues y Sant Climent, según Miquel Jurodovic, delegado del sindicato Metges de Catalunya, quien se confiesa “agradablemente sorprendido” por la respuesta del ICS.

Eliana López, representante de CGT en la junta de personal, discrepa de la opinión de Jurodovic y sostiene que Casanovas no dejó clara cuál será la relación del centro de Viladecans con el hospital concertado de Sant Boi, al que en un principio estaba previsto traspasar parte de la actividad del primero. “Hay quien entiende que el departamento se baja del burro al no traspasar servicios, pero no concreta si el centro perderá actividad”, precisa López.

El departamento se mantiene en una nebulosa declina asegurar si al final se acabarán traspasando pacientes a Sant Boi, y se remite a un comunicado de prensa del 26 de junio, así como a una intervención parlamentaria del consejero Boi Ruiz el 17 de julio en los que se señalaba que Viladecans mantendría la actividad como en la actualidad.

El traslado de actividad a la clínica concertada habría implicado un incremento en el gasto público sanitario. El coste medio de tratar un paciente en Sant Boi es de 1.932,50 euros, mientras en Viladecans se reduce a 1.754,79, según un estudio del Consorcio de Salud y Social de Cataluña.

El conflicto viene de lejos. En 2011 Boi Ruiz anunció a los alcaldes de Castelldefels, Gavà y Viladecans que los planes de ampliación de la clínica de Viladecans quedarían aplazados. El gobierno tripartito había proyectado la expansión en 2008. El plan incluía la construcción de un nuevo edificio adosado al actual, cuyas instalaciones se reformarían para acoger oficinas. La oferta de servicios debía multiplicarse por dos, y el número de camas pasaría de 120 a 240. El proyecto sigue aparcado. El consejero Boi Ruiz rechazó cualquier ampliación del hospital en su intervención parlamentaria del pasado 17 de julio.

Mientras la expansión del centro quedaba aplazada, crecían las listas de espera. Para los tratamientos quirúrgicos con tiempo de espera garantizado de seis meses, los pacientes recibían tratamiento quirúrgico al cabo de nueve meses en 2012, y en ocho el año anterior, según datos del Catsalut. La media catalana, en cambio, es claramente inferior (cinco meses y 20 días en 2012; cuatro en el año anterior).

Los sindicatos iniciaron el pasado lunes una semana de protestas por los municipios a los que atiende el hospital

Desde hace dos años y medio Viladecans ha perdido el 12% de sus empleados. Este recorte ha ido parejo al descenso del presupuesto y del número de camas. Si en 2010 los fondos del centro ascendían a 44 millones de euros, estos bajaron a 36,2 en 2013. Las camas ha pasado de 120 a 94 entre 2010 y 2012.

Las protestas no tardaron en llegar, y 20 asociaciones crearon en 2011 una plataforma de defensa del centro. Metges de Catalunya y la CGT iniciaron el lunes una semana de protestas por los municipios a los que el hospital presta servicio. Los actos concluyeron ayer con una manifestación delante del hospital.

Rocío Marín recuerda que “si quitan el hospital de Viladecans la gente mayor, que no puede pagar un taxi e irse a Sant Boi tendrá un problema”. La alternativa para desplazarse de este municipio a Viladecans es enlazar varias lineas de autobús. Un trayecto largo e incómodo para muchas personas.