Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El pederasta grabó a los menores con cámara oculta

Este hecho agrava los delitos por abusos sexuales y posesión de pornografía infantil, según fuentes judiciales

David Donet, el presunto pederasta detenido en Castelldans (Garrigues) por abusos sexuales y posesión de material pornográfico infantil, grabó con una cámara oculta a algunos de los 14 niños tutelados por la Generalitat que acogió en su casa desde 1997. Fuentes judiciales próximas al caso han señalado que este hecho agrava el delito, castigado con penas de entre cuatro y ocho años de prisión.

Uno de los menores, que actualmente tiene 26 años y que fue el segundo en ser acogido por Donet en su domicilio, ha sido el primero en denunciarle formalmente, después de declarar ante los Mossos d’Esquadra y reconocerse en muchas de las fotografías y filmaciones de carácter pornográfico producidas por el detenido, la mayoría de ellas sin su consentimiento.

Fuentes judiciales han señalado que el denunciante fue acogido por Donet con 11 años y convivió en su domicilio desde finales de 1998 hasta 2005, cuanto alcanzó la mayoría de edad. Durante siete años estuvo a merced del supuesto pederasta, quien para conseguir sus propósitos de elaborar material pornográfico propio instaló una cámara en lo alto del armario de su dormitorio.

Los investigadores intentan localizar a todos los menores

Los investigadores están intentando localizar, con la colaboración de este joven, a todos los menores que aparecen en las imágenes que están siendo examinadas detenidamente por la policía catalana, ya que existen indicios de que también habrían sido filmados por el detenido con el mismo sistema. El primero que llegó a la casa de Castelldans, en 1997, se encuentra en el extranjero.

El juzgado que instruye las diligencias del caso imputa al sospechoso un delito de posesión de pornografía, castigado con penas que van de tres meses a un año de prisión o multa, pero la denuncia de uno de los menores tutelados que estuvo acogido en su casa agravaría la acusación, ya que el Código Penal prevé penas más elevadas, entre 4 y 8 años de cárcel, para los delitos de producción de material pornográfico infantil. Este delito no habría prescrito, según fuentes judiciales.

Una vez confirmado que Donet elaboró imágenes pornográficas en su casa, algunas en soportes antiguos y otras en formato digital, los investigadores tratan ahora de determinar si los otros trece menores acogidos en su casa desde 1997 aparecen en las mismas, cuántos de ellos sufrieron abusos y si intercambió el material con otras personas a través de las redes sociales. Un material con escenas “escalofriantes”, según han descrito los investigadores.

El segundo inculpado en la causa, un joven que Donet tuvo acogido en su casa y que habría colaborado con él en la captación de menores en Internet, declarará en el juzgado en los próximos días.

El presunto pederasta, de 51 años y soltero, tenía acogidos en el momento de ser detenido, el pasado 27 de junio, a tres adolescentes de entre 12 y 17 años tutelados por la Generalitat y que el Departamento de Bienestar y Familia le retiró de forma inmediata y trasladó a un centro de menores, donde se hallan bajo control psicológico.

La abogada de Donet ha renunciado a su defensa a la vista de la gravedad de las imputaciones que pesan sobre él, por lo que el juzgado tendrá que asignarle otro letrado de oficio. El juez tiene que pronunciarse sobre el recurso presentado contra el auto de prisión.

La Fundación Concepció Juvanteny, encargada de tramitar este tipo de acogidas y de efectuar los controles y seguimiento del proceso, efectuó 34 informes sin que sospechara nada de lo que estaba ocurriendo en la casa de acogida de Castelldans. La Generalitat le ha abierto a esta entidad colaboradora un expediente informativo y prevé incluir a partir de septiembre un nuevo test para las familias acogedoras con el fin de detectar posibles riesgos para los niños.

Más información