Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Guindos destaca la estabilidad política como la principal fortaleza de España

El ‘Caso Bárcenas’ no influye en la opinión de los mercados internacionales, dice el ministro

Ni recesión económica ni inestabilidad política. Según el ministro de Economía, Luis de Guindos, “se puede anunciar que la recesión ha quedado atrás” y la cuestión es ahora cómo fortalecer la recuperación económica. Para ello, España debe aprovechar sus fortalezas y la estabilidad política es la principal de ellas, según ha asegurado el ministro.

Guindos ha pronunciado una conferencia en la escuela de negocio IESE en la que ha analizado la economía española en el contexto internacional. El ministro ha hecho de la unión bancaria y de la mejora de la situación económica en España respecto al año anterior el eje central de su discurso. Sin embargo, las preguntas sobre el ‘caso Bárcenas’ y la presunta financiación irregular de su partido y de algunos de sus compañeros de Gobierno han aparecido en escena inevitablemente, tanto por parte de los medios de comunicación como por la audiencia que seguía el acto.

Guindos no ha soslayado las cuestiones y ha respondido de forma muy contundente que “la estabilidad política está absolutamente garantizada” y que los mercados internacionales dan por descontado que el gobierno va a continuar con su plan de reformas.

El ministro ha recordado las palabras pronunciadas ayer por el presidente del Gobierno y ha enfatizado que “no va a haber chantaje”. Guindos ha relacionado la corrupción en España con las burbujas crediticia e inmobiliaria, y ha enfatizado que “las instituciones funcionan y quien comete errores los paga”.

En cuanto al panorama actual de la economía española, la mejora en competitividad y en las exportaciones, así como “un sistema financiero saneado y transparente” son los factores clave que han permitido una situación más holgada respecto al año pasado, según el ministro, quien también ha hecho especial hincapié en que la falta de incertidumbre sobre el futuro del Euro ha sido determinante para que España pueda encaminar el sendero del crecimiento.