Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dimite el presidente de los regantes del Ebro por su apoyo al plan hidrológico

Luís Pegueroles defiende qeu su voto a favor del acuerdo está condicionado a obras y mejoras en el Delta

El presidente de la Comunidad de Regantes de la margen izquierda del Delta de Ebro, Lluís Pegueroles, ha presentado este jueves su dimisión “irrevocable” tras la polémica suscitada por apoyar el plan hidrológico del Ebro, aprobado el pasado jueves por el Consejo del Agua reunido en Zaragoza. La Junta de la entidad “no comparte” el voto favorable al plan emitido por Pegueroles y esta es la razón por la que ha decidido dejar el cargo, según explica él mismo.

Pegueroles ha justificado su apoyo al proyecto porque en la votación “en ningún caso” se decidía “ningún trasvase de agua del río”. Además, el hasta ahora presidente de los regantes de la izquierda del humedal ha añadido sobre el hipotético trasvase: “Cuando esto se ha planteado abiertamente como es el caso de la interconexión de redes del año 2008 para llevar agua a Barcelona o el trasvase del Segre, la Comunidad de Regantes de la Izquierda del Ebro y yo mismo nos hemos opuesto encarnizadamente, y me opongo y me opondré”.

El plan de cuenca garantiza un caudal mínimo de 3.010 hectómetros cúbicos en la desembocadura del río

La Generalitat, los grupos ecologistas y un representante de la Chunta Aragonesista fueron los únicos que rechazaron el plan en el Consejo del Agua. Otros representantes catalanes como los regantes que se aprovechan del canal del Segarra-Garrigues o el Ayuntamiento de Lleida votaron a favor. Pegueroles ha recordado que el apoyo al texto de todas las comunidades de regantes del Ebro, incluida la suya, estuvo “condicionado a la adopción de determinadas medidas de ejecución de obras” para el sector y los agricultores. Entre otros, según Pegueroles, en la reunión del pasado jueves pidió la construcción de una valla salina en el Delta, un plan de emergencia del canal para prevenir un hipotético episodio contaminante en el río durante la extracción de los lodos tóxicos de Flix. También una ley para la concesión de caudales además del compromiso del Gobierno y de la Generalitat a destinar partidas económicas para combatir la plaga de caracol manzana que amenaza las cosechas de arroz. “Aunque he expuesto todos estos planteamientos y eran conocidos por todos, asumo íntegramente mi responsabilidad en la decisión del voto a favor condicionado”, ha dicho Pegueroles, quien presidía la entidad desde el 2005. Su dimisión se hará efectiva el 16 de julio.

El plan de cuenca garantiza un caudal mínimo de 3.010 hectómetros cúbicos en la desembocadura del río, una cifra prácticamente igual, 3.156 hectómetros cúbicos, a la que proponía en 2001 el Plan Hidrológico Nacional (PHN) aprobado por el Gobierno durante la presidencia de José María Aznar. CiU, que hace más de una década posibilitó la aprobación del proyecto, el cual contemplaba trasvasar agua del Ebro a zonas secas de la península, en este caso se ha alineado con las entidades ecologistas manifestándose enérgicamente en contra. El consejero de Territorio y Sostenibilidad, Sant Vila, incluso ha amenazado con llevar el texto a la Unión Europea. Precisamente, esta semana la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo (PE) decidió mantener abiertas dos denuncias sobre trasvases de los ríos Ebro y Tajo presentadas por la Coordinadora Antitrasvases del Ebro y Plataforma en Defensa de los ríos Tajo y Alberche, respectivamente.

Más información