Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los ecologistas intentan parar un polígono industrial en Grazalema

Medio Ambiente ha autorizado un diseño distinto que “encaja mejor en el paisaje”

Una vista del municipio de Grazalema (Cádiz). Ampliar foto
Una vista del municipio de Grazalema (Cádiz).

¿Una aberración o un proyecto ejemplar? En Grazalema (Cádiz) no se ponen de acuerdo para evaluar el acierto o el error del diseño urbanístico elegido para el nuevo polígono industrial que desde hace dos años se construye en esta localidad en pleno parque natural y que es símbolo de la ruta de los pueblos blancos. Las 30 naves que se están levantando son de color marrón. Sus paredes son de piedra frente a las fachadas encaladas y los techos de teja que caracterizan el resto de edificaciones del municipio. Ecologistas en Acción advierte de que estas construcciones incumplen el plan general que obliga a respetar esta arquitectura pero los responsables municipales, autonómicos y otros organismos agrupados en la Junta Rectora del Parque Natural de Grazalema avalan el proyecto porque, a su juicio, encaja mejor en el paisaje y reduce el impacto que causarían naves diseñadas como las casas.

Las 30 naves que se construyen son marrones y con paredes de piedra

El Ayuntamiento de Grazalema, gobernado por el PSOE, presentó en 2010 la construcción de su polígono industrial, fuera del casco urbano, como un ejemplo de desarrollo sostenible. El presupuesto previsto, casi un millón de euros, contemplaba levantar 30 naves en un diseño que respetaba elementos naturales y vegetales del entorno con casi el 30% de espacios para zonas verdes. El plan se vendió con una maqueta que no recibió contestación alguna. Ha sido el inicio de la construcción de los edificios lo que ha despertado la controversia. Ecologistas en Acción comprobó que las naves no respetaban la tipología de los pueblos blancos.

“Es una aberración”, sostiene Juan Clavero, portavoz del colectivo. “No es una cuestión de que te guste o no. Es de si cumple o no la normativa. Y este polígono va en contra del plan general de Grazalema que establece que las nuevas construcciones deben utilizar materiales tradicionales con revestimientos blancos y cubiertas de teja árabe inclinadas a dos aguas. Están prohibidos los materiales vidriados, plásticos o metálicos”, recuerda el ecologista.

Pero la queja, transmitida ya a la Consejería de Medio Ambiente y la Junta Rectora del parque, no ha sido atendida. El Ayuntamiento defiende su polígono como un “proyecto ejemplar”. Y el Gobierno andaluz está de acuerdo. “Es ejemplar porque se ha hecho con consenso en todos sus trámites y porque se ha buscando una solución cuyo impacto paisajístico sea menor”, sostiene Felipe Oliveros, jefe de servicio de la red de Espacios Naturales Protegidos.

La Junta Rectora del parque avala un proyecto que no cumple su propia normativa

“El polígono está fuera del casco urbano, donde las casas sí respetan la tradicional arquitectura del pueblo blanco. Y se ha optado por una piedra caliza que encaja mejor en el entorno natural. La mayoría de los que hemos asistido a reuniones sobre el proyecto hemos coincidido en que es una mejor opción”, añade. Pero Ecologistas en Acción rechaza este argumento. “El Ayuntamiento y la Junta nos vienen a decir que el polígono queda mejor así que si respetáramos las normas que recoge el plan general. Si no estás de acuerdo con las normas, tienes que cambiarlas pero no puedes saltártelas”, denuncia Clavero, quien anuncia que si el proyecto no es paralizado acudirá a los tribunales. Para Oliveros, el que el polígono cumpla o no con el plan general no es competencia de la Junta Rectora del parque. “Si el Consistorio ha dado el visto bueno y los ecologistas deciden denunciarlo están en su derecho, pero nosotros nos limitamos a evaluar la idoneidad del proyecto, no su legalidad”, resuelve.

Los ecologistas le han planteado a la Junta que retire las competencias urbanísticas al Ayuntamiento de Grazalema. El colectivo recuerda que el plan de ordenación y el de usos y gestión del espacio avalan la protección de la tipología urbanística tradicional de los pueblos blancos. De momento, la construcción sigue.