Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mas rectifica y modificará el Registro de Adhesiones a sus políticas

El presidente dice que “ni mucho menos presionará a nadie” con el proceso soberanista“

El nombre daba lugar a equívoco”, admite el político, de gira en Brasil

Artur Mas, en Santa Catarina. Ampliar foto
Artur Mas, en Santa Catarina. generalitat

El Registro de Adhesiones a las Políticas del Gobierno catalán anunciado la semana pasada por parte de la Generalitat no despierta ni siquiera el entusiasmo de su presidente. Artur Mas admitió ayer que el fichero anunciado para recabar, y publicitar, apoyos a las medidas de su Ejecutivo y que suscitó duras críticas de la oposición, da lugar “a equívocos” debido a su nombre. Además, se abrió a enmendarlo tras asegurar que no es su objetivo “presionar a nadie” con el plan soberanista.

Desde Brasil, donde se encuentra de viaje oficial con empresarios, Mas aseguró que no “conocía al detalle” la iniciativa pese a que fue impulsada por el Departamento de la Presidencia, que dirige su mano derecha, Francesc Homs. Preguntado por los periodistas en la sede del Gobierno del Estado de Santa Catarina, Mas aseguró que el Registro de Adhesiones no persigue que los ciudadanos y las empresas le extiendan un cheque en blanco como medida de apoyo. “El título daba lugar a un equívoco”, admitió. Mas explicó que en los países democráticos “la gente se adhiere a los Gobiernos mediante las elecciones” y no con este tipo de medidas. Sería “absurdo”, dijo, pensar que la Generalitat busca apoyos con este tipo de registros. En este sentido, aseguró que el fichero debe entenderse como “una medida de participación ciudadana”. Y adelantó que “probablemente” se rectificará.

El Registro de Adhesiones a las Políticas del Gobierno, según consta en los documentos oficiales, es una base de datos para recabar apoyos a la acción del Ejecutivo mediante un proceso participativo. La Generalitat se reserva el derecho a publicitar los nombres de las personas de quienes se registren para resaltar los apoyos que recibe. Ello ha generado todo tipo de críticas de la oposición, que ve esta medida totalmente extemporánea, fuera de lugar y como un intento de crear una lista de “buenos y malos catalanes”. Entre la oposición genera especial rechazo que este registro se use en el proceso soberanista que impulsa Mas, pues entienden que es una forma intolerable de presión hacia particulares, entidades y empresas.

Choque entre Mas y el embajador español en Brasil acerca de si Cataluña es una región o una nación

Mas no respondió ayer a la pregunta de si el archivo se utilizará para recabar apoyos para la autodeterminación o la consulta, algo que sí veían posible fuentes de su entorno la semana pasada. Y agregó que su Gobierno “ni mucho menos presionará a nadie” para que se sume a la defensa de la consulta. Lo dijo después de que el director general de la multinacional catalana Fluidra, Pere Ballart, defendiera también desde Brasil y en presencia de Mas la vía soberanista. Visiblemente satisfecho por este apoyo empresarial, Mas aseguró que “la libertad de expresión es muy importante”. Al mismo tiempo, añadió que, pese a lo que digan sus rivales, “hay una mayoría de empresarios favorables al derecho a decidir”.

Estas disquisiciones las hizo en presencia del embajador de España en Brasil, Manuel de la Cámara, que acompañó a Mas durante su visita al gobernador del Estado de Santa Catarina, João Raimundo Colombo. El embajador no participó en la reunión de los dos presidentes, pero sí en un encuentro posterior con miembros de sus respectivos equipos. Durante el acto las tensiones entre Mas y el embajador afloraron en sus respectivos parlamentos. Después de que el diplomático se refiriera a Cataluña como una “región de España”, Mas apuntilló: “No es solamente, como muchas veces se dice, una región, sino un país de Europa, una nación, que viene de muchos siglos atrás y que ha superado muchas dificultades”.

El gobernador evitó comentar el proceso catalán, pero, a preguntas de los periodistas, aseguró que su Estado mantendrá los acuerdos de colaboración firmados ayer con la Generalitat pase lo que pase en el futuro.