Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los problemas económicos acosan al Festival de Benicàssim

La organización anuncia en su página de Facebook que la próxima edición "sigue adelante"

Mañana emitirá un comunicado y reconoce un retraso en el montaje

Se han anulado reservas de trabajadores en hoteles de la localidad

Los terrenos sobre los que se monta la infraestructura del FIB no registraban ninguna actividad este martes.
Los terrenos sobre los que se monta la infraestructura del FIB no registraban ninguna actividad este martes.

La organización del Festival Internacional de Benicàssim (FIB) acaba de anunciar en su página de Facebook que la próxima edición que se celebrará del 18 al 21 de julio "sigue adelante". La voz de alarma de una posible suspensión ha saltado este martes al trascender en la localidad castellonense que se han anulado reservas hoteleras de los trabajadores que habitualmente montan los escenarios, las carpas, los vallados y las lonas. El festival de verano pionero en España, que popularizó el término fibers y en el que han tocado los mejores grupos de música independiente del mundo, ha visto planear la duda de una posible suspensión tras 18 ediciones.

Las empresas proveedoras han decidido no iniciar los trabajos al no recibir garantías de cobro. Las empresas ya arrastran impagos y deudas del pasado año. Hasta un total de unos cuatro millones de euros se adeudan a los proveedores. La empresa organizadora del FIB, Maraworld, presentó el pasado mes de febrero un concurso voluntario de acreedores. Y el administrador concursal no ha firmado ningún contrato para la edición de este año, la décimonovena. Las proveedoras prefieren no arriesgarse sin el aval de que, al menos, van a cobrar este año y la mitad de los deudas acumuladas, tras la quita del concurso de acreedores.

Desde la organizadora del FIB, Maraworld, se insiste en que no se ha suspendido el festival y que las entradas siguen vendiéndose. Tan sólo reconocen que hay "un retraso de tres o cuatro días" en el montaje de toda la infraestructura e inciden en que sólo Vince Power, el promotor británico dueño del festival, puede confirmar o desmentir las informaciones sobre la posible suspensión de la próxima edición.

Uno de los problemas que se ha añadido a la ya de por si delicada situación financiera del festival es la escasa venta de abonos. En este sentido, la empresa se remite a las recientes declaraciones de Power en Benicàssim. El 5 de junio aseguró que las ventas garantizaban 20.000 fibers y que la previsión era llegar a los 30.000 cada jornada. En 2012, Maraworld cifró en 40.000 los espectadores diarios. 

El promotor y dueño del FIB Vince Power, en su visita a Benicàssim el pasado 5 de junio.
El promotor y dueño del FIB Vince Power, en su visita a Benicàssim el pasado 5 de junio.

Hace un mes, Power ya intentó despejar las dudas sobre la continuidad del festival, aunque no han cesado los rumores sobre la posible venta del certamen que el promotor británico compró a los fundadores, los hermanos José Luis y Miguel Morán. “Ha sido un año difícil, pero el futuro está garantizado”, dijo. Sin embargo, esta martes todas las alarmas se han disparado, según diversas fuentes municipales. La llegada de miles de fibers es una inyección muy esperada para la economía de la población costera y turística (el festival cifró en 18 millones de euros la repercusión directa en la ciudad y su área de influencia, además de 13 millones de euros en impactos mediáticos). Pequeños empresarios se han dirigido al Ayuntamiento para expresar su preocupación y recabar información. La alcaldesa de Benicàssim, Susana Marqués, del PP, no ha querido por el momento pronunciarse sobre la situación, lo que ha agregado más incertidumbre. 

Desde la organizadora del FIB, Maraworld, se insiste en que no se ha suspendido el festival y que las entradas siguen vendiéndose

Los problemas económicos del FIB están relacionados con las inversiones bursátiles en Londres de  Power. Hace un mes, la directora ejecutiva de la empresa organizadora, Aranzazu Ezpeleta, apuntó que esta “difícil situación” nada tiene que ver con el festival. “El FIB fue un éxito el pasado año, la situación tiene que ver con la circunstancia que ha tenido que atravesar la compañía a la que pertenece el festival”, señaló en relación a Music Festivals PLC (la firma matriz) y su aventura en la bolsa de Londres, que acabó con una situación similar al concurso de acreedores español.

Music Festivals salió en junio de 2011 al mercado para captar 6,5 millones de libras (7,5 millones de euros) con los que financiar nuevas adquisiciones en el negocio de la promoción de conciertos. Sin embargo, su cotización en bolsa fue suspendida un año después al no conseguir la inyección de capital que esperaban.

Music Festivals es responsable de cuatro festivales veraniegos, el Festival Internacional de Benicassim y el Costa de Fuego en España, el Hop Farm Music Festival y el Feis Festival en Inglaterra. Anteriormente, Vince Power, ha sido responsable de festivales masivos como el Reading Festival o Glastonbury Festival.

La próxima edición del FIB cuenta con The Killers como cabeza de cartel. También actuarán grupos como Arctic Monkeys, Queens of The Stone Age Beady Eye, Primal Scream o Dizzee Rascal. Por razones de “austeridad”, se suspendieron todas las actividades extramusicales que cada año acompañaban al FIB.

Más información