Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Multa de medio millón de euros a Repsol por el vertido de Tarragona

La petrolera derramó 6.000 toneladas de nafta en octubre

Planta de Repsol en Tarragona.
Planta de Repsol en Tarragona.

La Generalitat ha decidido imponer una multa a Repsol de medio millón de euros por un vertido en Tarragona de 6.000 toneladas de nafta, un compuesto volátil e inflamable de hidrocarburos obtenido a través del procesamiento del petróleo crudo. Así lo anunció ayer el consejero de Territorio y Sostenibilidad, Santi Vila, durante una comparecencia en el Parlament.

El derrame sucedió a finales del pasado octubre en las instalaciones de la petrolera en La Pobla de Mafumet (Tarragonès) al resquebrajarse un conducto por oxidación. Vila explicó que los acuíferos de la zona del río Francolí sufrieron una afectación “moderada”, pero alegó que la “gravedad” del vertido ha motivado la apertura de un expediente sancionador por parte de la Agencia Catalana del Agua. El organismo abrió el expediente a la compañía por una presunta infracción muy grave, que comporta multas de 500.000 a 1.000.000 de euros, según contempla la ley de aguas.

“Estos posibles daños en el bajo Francolí, en el termino municipal de La Pobla como en toda el área adyacente suponen una propuesta de multa de medio millón de euros, veremos cómo se resuelve el expediente, la determinación del Gobierno catalán es la de imponer una sanción ejemplar”, aseguró ayer Vila, quien se desplazó hasta la zona en febrero para dar cuenta de las labores de limpieza de la nafta. La petrolera, por su parte, discrepa de la calificación del incidente impuesto desde la Generalitat. Repsol presentará alegaciones a la propuesta de sanción, que ya están estudiando sus servicios jurídicos.

Repsol alertó del vertido a la ACA el 31 de octubre de 2012, tras detectarlo sus operarios durante un muestreo rutinario. La compañía también comunicó el incidente a los Ayuntamientos de la zona, aunque no lo notificó “en el momento oportuno” al Departamento de Interior, según el consejero Ramon Espadaler.

En mayo el consejero de Territorio desveló que el derrame acabó afectando a acuíferos y aguas subterráneas asociadas, donde se detectaron compuestos de benceno. La Generalitat elevó a 6.000 toneladas la cantidad de nafta desparramada, frente a las 4.500 estimadas por la empresa. El Ejecutivo catalán, además, notificó el caso a la Fiscalía de Tarragona.