La Sindicatura de Cuentas cuestiona la viabilidad del parque científico de la UB

La entidad investigadora arrastra una deuda de 110 millones de euros y la universidad de 65 millones

La situación financiera del Parque Científico Barcelona es “extremadamente delicada y pone en duda su viabilidad futura”. Es la advertencia que lanza la Sindicatura de Cuentas sobre esta entidad, dependiente de la Universidad de Barcelona (UB), en su último informe en que fiscaliza el campus desde 2008 a 2010. La Sindicatura alerta que el parque, gestionado por una fundación, arrastraba una deuda de 99,54 millones a finales de 2010 —a finales del año pasado ya eran 110 millones—, lo que supone un lastre para el principal campus catalán “y podría tener efectos negativos importantes” para la universidad.

De hecho, la salud financiera de la UB tampoco es holgada. Acumula 65 millones de déficit, la segunda cifra más importante del sistema universitario (y la misma que arrastra la Autónoma), solo superada por los 110 millones de déficit de la Politécnica. La Sindicatura recomienda a la UB que realice un “exhaustiva revisión de los gastos para generar ahorros”, así como buscar financiación adicional para reconducir la situación económica del parque. El campus defiende que está preparando un plan de estabilidad financiera para los dos próximos años.

El informe de la Sindicatura también expresa objeciones a la gestión de la Fundació Bosch i Gimpera (FGB), otras de las entidades dependientes de la UB, que se dedica a gestionar los convenios y contratos de investigación, así como a impartir cursos de formación. La entidad fiscalizadora asegura que parte de la plantilla de la fundación realiza tareas propias de la universidad (servicios lingüísticos, mercadotecnia, publicaciones…), así que este personal debería estar contratado directamente por la UB. Asimismo la Sindicatura reprocha que la gestión de las becas Erasmus recaiga en esta fundación. “Las becas Erasmus son propias de la UB y no tienen nada que ver con la actividad de la FGB”, sentencia el informe.

La dotación destinada

En el capítulo de personal, la Sindicatura expresa varias observaciones. Una de ellas se refiere al incremento de la nómina de los altos cargos durante 2009 y 2010, y ello que sendos presupuestos de la Generalitat lo prohibía. La dotación destinada a estos cargos aumentó un 20% de 2008 a 2010, pasando de los 2,7 a los 3,3 millones de euros. En cambio, la retribución del personal funcionario cayó un 3% y la del laboral se mantuvo igual.

La Sindicatura también reprocha el contrato que se le hizo al gerente del campus en 2005, con una indemnización blindada en caso de despido. El ente fiscalizador recuerda que los gerentes son un cargo eventual, nombrados a dedo por el rector que no tienen derecho ni a contrato ni a indemnización. En 2009 este cargo cesó y cobró el finiquito fijado en el contrato.

Por otra parte, la Sindicatura también recomienda a la UB que fusione las dos bases de datos que tiene para nóminas, una para becarios y otra para el resto de personal, y así evitar posibles duplicidades.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50