Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los trabajadores tumban el convenio que afecta a la mayoría de hospitales

La propuesta de acuerdo había sido pactada por UGT, CC.OO y la patronal

La norma afecta a 60.000 empleados de más de un centenar de centros

El consejero de Salud, Boi Ruiz, y el de Empresa, Felip Puig, en el Pati dels Tarongers.
El consejero de Salud, Boi Ruiz, y el de Empresa, Felip Puig, en el Pati dels Tarongers.

Los trabajadores del sector sanitario concertado —la Red Hospitalaria de Utilización Pública, XHUP— tumbaron ayer la propuesta de convenio pactada en la mesa de mediación entre las patronales y los sindicatos Comisiones Obreras y UGT. Una mayoría de trabajadores —el 56% de los que votaron, cerca de 11.000 de un total de 60.000— de un centenar de hospitales, centros sociosanitarios y de salud mental se negaron a aceptar el documento, que preveía una rebaja de un 5% en las retribuciones hasta 2014 y la congelación de varios complementos. El tercer sindicato mayoritario, Metges de Catalunya, pidió que se prorrogue el convenio, uno de los más importantes de Cataluña, y se reprendan las negociaciones.

CCOO y UGT informaron del resultado de la votación a las patronales y la Generalitat. Los centros de la XHUP forman una compleja red en la que hay empresas y consorcios públicos, fundaciones y centros privados. Su financiación la obtienen mayoritariamente de la Generalitat, a través de los conciertos con el Departamento de Salud, que este año les ha impuesto un recorte del 4,6% y un descenso de la actividad que está todavía por concretar y variará entre los centros.

Las negociaciones del convenio duran ya cuatro años. Ante la incapacidad de las partes de llegar a un acuerdo y conscientes de que la norma vence en unos días —el próximo 7 de julio—, los sindicatos pidieron la mediación de la Generalitat. En la mesa de negociaciones se sentaron tres patronales: la Unión Catalana de Hospitales, el Consorcio de Salud y Social de Cataluña (CSC) y la Asociación Catalana de Entidades de Salud, que representa a los centros privados.

La reunión con los mediadores de Empresa y Ocupación fue maratoniana y acabó a las seis de la mañana del miércoles día 12. La propuesta final preveía una rebaja del 5% de las retribuciones con efectos retroactivos desde enero para todos los trabajadores que todavía no habían sido sometidos a este recorte —los empleados públicos ya lo sufren por decreto de la Generalitat desde mayo de 2010—. Además, preveía la aprobación de jornadas ordinarias para el personal sanitario de hasta 24 horas seguidas y la supresión y congelación de complementos retributivos.

La propuesta, que algunas fuentes de la negociación sitúan “muy cerca” de las aspiraciones de las patronales y que estas valoraron “positivamente”, contemplaba también que los trabajadores sanitarios solo cobren la retribución variable por objetivos si las empresas consiguen “equilibrio presupuestario y financiero”, algo que ahora no está garantizado.

“Se acepta la propuesta por responsabilidad y para evitar la caída del convenio”, manifestaron los dos sindicatos, según quedó reflejado en el acta. Metges de Cataluña manifestó su “total disconformidad” con el acuerdo y decidió no firmarlo. Más tarde lo calificó de “execrable” y pidió que se sometiese a votación en los centros.

La situación evidenció la tensión entre los sindicatos. “Aunque no nos gustaba el acuerdo, era menos perjudicial que la caída del convenio”, afirmó ayer Carme Navarro, responsable de Sanidad de CC OO. “Pero si los trabajadores no lo quieren, no lo firmaremos”, añadió. “Suponemos que ahora los recortes se aplicarán de forma unilateral en cada centro”, aventuró Carmen Expósito, responsable de UGT.

Pero el resto de sindicatos mantienen que existe otra opción, que es la que se lanzaron a pedir tanto Metges de Catalunya como el sindicato de enfermería SATSE: mantener la vigencia del convenio “durante el tiempo necesario para alcanzar acuerdos adaptados a la realidad de cada centro”. Las patronales CEOE y CEPYME y los sindicatos de clase —UGT y CCOO— alcanzaron un preacuerdo en mayo para prorrogar todos los convenios en proceso de negociación.

El resto de sindicatos de la XHUP se sumaron de forma unánime a la petición de prórroga, aunque tanto CC OO como UGT aseguran que esta opción, una vez rechazada la mediación, ya no está sobre la mesa. Los otros sindicatos pidieron también que “las patronales dejen de agredir a los trabajadores”. Todas las centrales coincidieron en criticar los recortes sanitarios de la Generalitat.