Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

Concierto homenaje de la Orquesta Sinfónica de Galicia en el Teatro Real

La OSG protagoniza musicalmente el homenaje a los galardonados con los Premios de la Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento

La Orquesta Sinfónica de Galicia, dirigida por Víctor Pablo Pérez, ha sido la protagonista musical del concierto que la Fundación BBVA ha ofrecido en el Teatro Real de Madrid a los galardonados en la presente edición de los Premios Fundación BBVA, Fronteras del Conocimiento. El concierto propiamente dicho comenzó tras la presentación de los premiados y exposición de sus méritos a cargo de Beatriz Ariño, redactora de los servicios informativos de Televisión Española.

Abrió la primera parte el Preludio y muerte de amor, de Wagner, en una versión de fuertes contrastes expresivos por parte de Víctor Pablo y todas las secciones de la Sinfónica. Julian Rachlin hizo a continuación una memorable versión del Concierto para violín, “A la memoria de un ángel”, de Alban Berg, con un acompañamiento de grann calidad musical de la OSG y s director. Toda la profunda emotividad de la obra estuvo presente en el escenario del Real: en su primer movimiento, la sencilla candidez del Andante inicial y la alegría juguetona del Allegretto. En el segundo, la brusca presentación del mal con unos sobrecogedores metales y percusión de la OSG; la sutileza del violín de Rachlin mostrando el insidioso dolor de la enfermedad de Mutzi, hija de Alma Mahler e inspiradora de la obra, en el Allegro. Y la serenidad del Adagio final como una verdadera escala de seda hacia la eternidad.

La segunda parte tuvo el preludio de la proyección de un reportaje sobre Pierre Boulez, galardonado por su trayectoria como compositor y director y continuó con la interpretación de sus Notations I, II III, IV y VII. Es la primera obra del maestro francés programada por la OSG, un trabajo de extrema dificultad, a cuyo ensayo matutino asistió el propio autor. La Orquesta Sinfónica de Galicia demostró que puede afrontar con gran solvencia cualquier reto en el nuevo periodo artístico que se abre en su historia.

Se cerró el programa con la interpretación de la suite de 1919 de El pájaro de fuego , de Stavinski. Gran versión de la Sinfónica, dirigida por Víctor Pablo nueva ocasión de poner en valor la excelencia de sus secciones y solistas: Spadano, Villa, Ethève, Ferrer, Harriswangler, Walker Moore e Ibáñez mostraron su calidad individual. El sonido en los tutti y la fuerza del tema más conocido de la obra rompieron la frialdad del público bien protocolario asistente a un acto de homenaje, logrando por fin una calurosa ovación y numerosos bravos.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS