“Caemos como moscas”, lamentan los científicos ante los recortes

Investigadores valencianos se concentran a favor de la ciencia en la Estacion del Norte Las inversiones en investigación pública se han reducido un 13,7% en el último año

Concentración en Valencia contra los recortes en investigación.
Concentración en Valencia contra los recortes en investigación.MÒNICA TORRES

Científicos valencianos se han concentrado  ante la Estació del Nord de Valencia para "salvar" la investigación y exigir una "estrategia consensuada" entre Gobierno, partidos políticos, agentes sociales y la comunidad científica para diseñar una salida a la crisis basada en la ciencia.

Convocados bajo el lema Salvemos la investigación, con I+D+i sí hay futuro por el colectivo Carta Abierta por la Ciencia, varias decenas de personas se han reunido en Valencia para criticar los recortes en investigación y pedir un pacto por la ciencia y la tecnología.

Falta de futur, sense els nostres instituts” era una de las mayores pancartas que se exhibían ayer en la Estación del Norte de Valencia, en la protesta convocada por Carta Abierta a la Ciencia en toda España. Detrás de la pancarta, jóvenes científicos de los institutos de investigación de la Red de Institutos Tecnológicos de la Comunidad Valenciana (Redit) desgranaban la relación de expedientes de regulación de empleo (ERE) a la que han sido sometidos la práctica totalidad de los centros de investigación que forman parte de la red. El último de ellos, el Instituto Valenciano de Biomecánica que, gracias a sus especiales características ha soportado los recortes con menor desgaste que otros, pero donde se está negociando un ERE que afectará a 42 personas y se sumará a los 17 ERE que ya se han aprobado en la red.

“Aparte del ERE que se está negociando, cincuenta personas se han marchado de nuestro centro por los recortes”, explicaba la secretaria del comité de empresa del Instituto de Biomecánica de Valencia (IBV), Marián Candel, representante del comité de empresa, mientras otro miembro del instituto recordaba la reducción de un 20 % del sueldo que había provocado en buena medida la espantada de esos trabajadores en búsqueda de nuevos horizontes. Han recordado que la Generalitat adeuda “alrededor de 50 millones de euros” a los centros de Redit.

 En otras pancartas o letreros que sostenían los científicos agrupados en la explanada de la estación ferroviaria se podían leer lemas que iban desde Por una investigación pública, no a los recortes, o “No queremos emigrar”al más directo “Caemos como moscas”.

Apenas dos llevaban maletas, como símbolos de los cerebros que tienen que partir, en tren, coche o avión, a otros países. Irene de Higes era una de ellas. Titulada en Traducción e Interpretación por la universidad Jaume I de Castellón, está sin trabajo tras cuatro años de beca predoctoral. Habla cinco idiomas y no ve perspectivas. Es la presidenta de Joves Investigadors, una asociación que antes luchaba contra la precariedad. “Sí, porque”, recuerda, “trabajabas años y años y cotizabas para nada”. Ahora, simplemente luchan contra el paro o la emigración. En el Centro Príncipe Felipe, que dejó en paro a Nuria Martí, miembro del equipo de Oregón que ha clonado células madre humanas, siguen las restricciones presupuestarias, tanto del Estado como de la Generalitat, explicaba a científica del Centro de Investigación Príncipe Felipe María Eugenia Armengol, tras recordar el ERE que ya sufrió este centro de excelencia en 2011.

En el manifiesto leído al final de la concentración, han denunciado que las inversiones en investigación pública se han reducido un 13,7 % en el último año y un 40 % desde 2009 y han lamentado el "desmantelamiento" de un sistema "que ha costado décadas crear". Políticos como Carmen Alborch o Amadeu Sanchis, mostraron in situ la solidaridad con los científicos.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS