Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lamentos por la música

La Escuela de Música de Cataluña saca los instrumentos a la calle para protestar contra los recortes

Alumnos de la ESMUC han protestado hoy en la plaza Sant Jaume.
Alumnos de la ESMUC han protestado hoy en la plaza Sant Jaume.

Los lamentos musicales que en su día idearon Chopin o Beethoven en forma de marchas fúnebres han servido este miércoles a los alumnos y profesores de la Escuela Superior de Música de Cataluña (Esmuc) para escenificar el “proceso de defunción” a los que el centro se puede ver abocado debido al recorte de 1,5 millones previsto para el próximo curso. Un centenar de alumnos y profesores se han concentrado al mediodía en la plaza Sant Jaume y, armados con sus instrumentos de cuerda y viento, han encadenado varias marchas fúnebres en un microconcierto que ha sorprendido a muchos turistas que deambulaban por los aledaños.

La escuela denuncia que se les ha denunciado un recorte de 1,5 millones para el año próximo (que se suman a los 1,3 millones sufridos desde hace dos años) se traducirán en una disminución de horas de clase, un aumento de las horas lectivas de los profesores y un aumento del precio de las matrículas. “Estos recortes forman parte de un proceso de precarización y mercantilización de todo el sistema público de enseñanza”, denuncian en un comunicado que han leído al final del improvisado concierto callejero.

Lamata cifra en un 11% el aumento de los precios para el próximo curso

Marc Heilbron, profesor de la Esmuc y presidente del comité de empresa, prevé despidos en el centro. “Si se ofrecen menos horas de clase y nos aumentan la dedicación al profesorado, los números no cuadras, sobrarán docentes”, subraya. Heilbron explica que las clases individuales pasarán el año próximo de durar hora y media a una hora y cuarto. Además, algunas asignaturas del grado superior de música que imparte el centro pasarán a durar dos años. “Los alumnos tardarán más en acabar la carrera”, añade el profesor.

Maria Lamata, portavoz de los estudiantes, también se queja de que los recortes afectan la calidad de la enseñanza porque “aumenta la crispación, los profesores cobran menos y los estudiantes pagan más”. Lamata critica el aumento de los precios, que cifran en un 11% para el próximo curso. “Al final llegaremos a precios de la privada y eso no lo podemos aceptar”, se queja la estudiante.

Alumnos y profesores defienden la continuidad del Esmuc, con 350 trabajadores y 700 alumnos, como centro de público y de calidad, porque recuerdan que es la única escuela pública de Cataluña, dependiente de la Generalitat, donde se pueden cursar estudios superiores de música para ser músico profesional.