El Gobierno y Confebask avanzan en la internacionalización en equipo

Estudian modelos para resolver en origen los problemas de cada destino

Fuente: Confebask
Fuente: ConfebaskEL PAÍS

Las exportaciones están salvando a Euskadi de una crisis más profunda en número de empresas y empleo afectado. Nadie duda ya de que la internacionalización de las firmas vascas ha sido crucial para evitar que las dos recesiones en apenas cinco años hayan arrasado, todavía más, el tejido industrial. Aunque la mortalidad ha sido tremenda sobre todo en pymes, muchas se han salvado al tener como referencia de ventas a firmas que había conseguido instalarse en otros países.

Si las becas de internacionalización preparan a quienes llevarán en el futuro las riendas de esos proyectos en el extranjero, y las ayudas y la presencia institucional abren puertas, las empresas y el Gobierno están reinventando ese concepto para ejecutarlo en equipo: para que cada nueva implantación fuera tenga un efecto país, al arrastrar a la cadena de suministradores vascos allí donde vayan sus firmas de referencia, y de paso facilitar a otras que quieran abrir mercados en ese destino.

El Gobierno y la patronal Confebask están trabajando en varios proyectos piloto para crear parques, aprovechando la experiencia de las grandes firmas internacionalizadas, que facilite su implantación, resolviendo los problemas antes de lanzarse a la aventura.

Una vuelta de tuerca para que la decisión de internacionalizarse no lleve aparejada la soledad y dificultades que han sufrido la mayoría, y que les ha obligado a derribar auténticos muros sobre el terreno. Unos y otros estiman que facilitar y generalizar la internacionalización va a ayudar a consolidar el empleo en Euskadi. “Es una petición de las propias empresas, estudiar cómo mejorar el efecto tractor, para arrastrar a sus suministradores a parques de proveedores, o para lanzarse a la aventura. Pero para eso tiene que haber un compromiso de las pymes ya que las exigencias de cada país son diferentes, y es ahí donde hay que trabajar, en resolver esos problemas antes de ir, y no después. En eso estamos”, asegura la consejera de Desarrollo Económico y Competitividad, Arantza Tapia.

Tiene que haber un compromiso de las pymes", explica Arantza Tapia

El Gobierno y también Confebask, consideran que, mucho más efectivo que obligar a las grandes firmas a llevarse a un porcentaje de pymes vascas en su experiencia en el exterior, es desbrozar antes los problemas que se van a encontrar allí y ayudarles a resolverlos proporcionando una infraestructura adecuada para el tránsito.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El máximo responsable de proyectos para Asia de Mondragón Corporación, Jokin Lazpiur, tiene muy claras las dificultades para implantarse en países como China, y las ventajas que tiene disponer de una infraestructura como un parque para las empresas vascas que quieran lanzarse.

Mondragón dispone de esa infraestructura en la región de Kunshan. “En nuestro caso la estrategia es seguir a los clientes más que a las empresas a las que suministramos, aunque se pueda dar algún caso”, explica, y para eso cree que los beneficios de una infraestructura de acogida son enormes para las firmas. “En China por ejemplo exigen dimensión, el tamaño es importante”, y el parque ayuda a superar los obstáculos que colocan las legislaciones locales.

El hecho de que en cada país existan normas diferentes y obligaciones radicalmente opuestas, hace que unos y otros crean más conveniente fomentar la internacionalización trabajando en proyectos piloto para resolver los problemas en cada destino, antes de salir, que la vía de obligar a las grandes empresas a llevarse a parte de sus proveedores como contrapartida a las ayudas públicas.

“En el caso de Kunshan”, explica Lazpiur, “el proyecto fue pionero, nos fuimos porque vimos la oportunidad y hemos crecido con más fuerza todos juntos. Después abrimos esa experiencia a las empresas que quieran estar allí y a sus proyectos”, asegura. “Estamos para ayudar a las empresas”, explica Tapia. “Hay grandes firmas que quieren llevarse a sus suministradores, y hay otras que prefieren preparar un modelo para hacer que las pymes sean más competitivas en relación al destino y trabajar antes en ese modelo. Lo que necesiten”, asegura.

Lazpiur comparte la opinión de que los deberes de las empresas tienen que estar hechos antes, en temas cruciales a la hora de posicionarse en el exterior como la gestión de los expatriados, la mejora de la competitividad, las redes de apoyo a las ventas en entornos complicados, y en otros temas muy importantes como la diplomacia corporativa o el apoyo a la financiación.

La tercera comunidad

P.G.

El País Vasco es la tercera comunidad en empresas internacionalizadas —participación mínima del 10% en, al menos una firma de otro país— sólo superada por Madrid y Cataluña, que aúnan el 52,1% de ese tipo de empresas en España, pero sin embargo es la segunda en inversión. El 11,1% de la inversión de las multinacionales españolas en el extranjero procede del País Vasco, por encima de Cataluña, que con una población mucho mayor (siete  millones frente a 2,2) tiene un porcentaje de inversión casi un punto por debajo, 10,3%, según datos de 2012.

Euskadi tiene 152 empresas internacionalizadas, lo que representa el 9,2% del total, tras Madrid, con 447 empresas y el 26,9%, y Cataluña, con 418 y el 25,2%. El estudio elaborado pro ESADE, fija que la mitad de las firmas que están en el exterior de forma estable son empresas de servicios, seguidas de industriales y de la construcción: “Serán el transporte y las telecomunicaciones los sectores más favorables tras la crisis”, cita el informe.

Sobre la firma

Pedro Gorospe

Corresponsal en el País Vasco cubre la actualidad política, social y económica. Licenciado en Ciencias de la Información por la UPV-EHU, perteneció a las redacciones de la nueva Gaceta del Norte, Deia, Gaur Express y como productor la televisión pública vasca EITB antes de llegar a EL PAÍS. Es autor del libro El inconformismo de Koldo Saratxaga.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS