Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las universidades andaluzas alertan del aumento de becas denegadas

El ministerio rechaza un 14% más de solicitudes de ayudas para la matrícula

44.000 alumnos de siete de los nueve campus de la comunidad se quedan sin la asignación

Estudiantes en la facultad de Psicología de la Universidad de Sevilla
Estudiantes en la facultad de Psicología de la Universidad de Sevilla

Crece el número de universitarios que piden una beca. Pero aumentan mucho más las solicitudes denegadas por el Ministerio de Educación. Estas ayudas estaban pensadas hasta ahora para que los alumnos con menos recursos puedan pagar la matrícula.

El proceso de tramitación de las becas de este curso ya está prácticamente rematado (solo falta que el ministerio resuelva los recursos). Y el número de solicitudes denegadas ha crecido un 13,9%: se ha pasado de las 38.673 en el curso 2011-2012 a las 44.072 de este. En el caso de las peticiones también hay un incremento, pero de solo un 1,5% (de 106.665 a 108.324). Como consecuencia de esta situación también se ha incrementado el porcentaje de solicitudes rechazadas por el departamento de José Ignacio Wert: se pasa del 36,25% al 40,6%.

Estos porcentajes salen de los datos facilitados a EL PAÍS por siete de las nueve universidades públicas que tienen estudios de grado en Andalucía. Todas salvo la de Almería y Huelva. Pero los datos sobre becas recabados son suficientemente representativos para conocer qué es lo que está ocurriendo en la enseñanza superior (en Huelva y Almería solo está matriculado el 9% de todos los universitarios de la comunidad).

El riesgo de ser expulsado de la facultad por los impagos

Las universidades andaluzas son conscientes del riesgo que corren los alumnos —con rentas más bajas y que se han quedado sin beca— de no poder continuar con sus estudios al no poder pagar las matrículas. Más, en un contexto como el del este curso, en el que el Gobierno ha incrementado las tasas (en Andalucía esa subida se nota a partir de la segunda matrícula).

Francisco Ruiz Muñoz, el nuevo rector de la Universidad de Huelva, ha asegurado este viernes que se ha marcado como reto en su mandato buscar financiación para que ningún joven “se quede sin estudios universitarios por problemas económicos”. En la Universidad de Sevilla, 2.500 alumnos están ahora en situación de impago —300 más que el año pasado— y ese número se puede incrementar considerablemente cuando se actualicen los datos de estudiantes a los que se les ha negado la beca. La Pablo de Olavide reconoce que han expulsado a 700 alumnos que no afrontaron el pago de las matrículas en el segundo plazo.

A 394 estudiantes se les había anulado en Jaén la matrícula en abril. Son 326 más que el curso anterior. Aunque la Universidad de Jaén apunta a que la cifra de este curso puede bajar ya que se permite a los estudiantes reengancharse en cualquier momento si se ponen al corriente. En Málaga, son 1.349 los alumnos en situación de impago, la mayoría de grados o carreras en extinción. Cádiz no tiene contabilizado aún el problema. El rectorado decidió ampliar los plazos y los estudiantes tendrán hasta septiembre para ponerse al día. Algunas universidades, como esta, están poniendo en marcha planes para evitar que los alumnos con menos recursos sean expulsados.

El aumento en las denegaciones responde en parte a los nuevos criterios que el Ministerio de Educación introdujo en la concesión de becas hace casi un año. Así lo creen varias de las universidades que están padeciendo esta situación. "No nos parece bien que se endurezcan los requisitos académicos", apunta Manuel Torres, vicerrector de Estudiantes y Cultura de la Universidad de Córdoba. En su caso las denegaciones han aumentado un 20,3%, mientras que las solicitudes solo han crecido un 0,73%.

David Almorza, vicerrector de Alumnos de la Universidad de Cádiz, también considera perjudicial el endurecimiento. En su caso el número de solicitudes ha crecido un 9,1% y las denegaciones un 25,29%. Almorza añade otro factor más que ha podido contribuir al incremento de las peticiones rechazadas: los cambios se comunicaron al final del curso pasado. El decreto ministerial se publicó en julio de 2012. Los umbrales de renta se mantuvieron, pero se incrementó el número de créditos que se necesita tener aprobados para mantener la ayuda y la nota mínima de acceso cuando se quiere lograr la beca por primera vez (del 5 al 5,5). Esta modificación se hizo pública al final del curso 2011-2012. Y, aunque los requisitos eran para lograr la beca este curso, los datos que se toman para valorar si se concede la ayuda son los del anterior. "Si el alumno conoce al principio los cambios tiene todo el año para planificarse y llegar", explica Almorza. "Pero se cambiaron las reglas de juego sin aviso previo".

La inquietud de las universidades también la comparte la Junta. La Consejería de Economía, a través de un escrito, ha mostrado este viernes "su preocupación ante los obstáculos que, desde el inicio de la legislatura, decreto a decreto, está poniendo el Gobierno de España para que el acceso a la Universidad se produzca en condiciones de igualdad de oportunidades". El departamento de Antonio Ávila, del que depende la educación superior, también ha alertado del problema que se puede generar el próximo curso, cuando se exigirá a los alumnos de nuevo ingreso una media del 6,5. Para lograr la beca de matrícula este curso se pedía un 5,5, medio punto más que en la anterior convocatoria. Este incremento, sin embargo, no ha tenido mucha repercusión ahora, ya que en la mayoría de grados se exige ya esa nota para acceder a los estudios. El problema se puede acentuar mucho el año que viene, cuando se exigirá un punto y medio más que en 2011 para lograr esa primera ayuda.