Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
relaciones diplomáticas

Urkullu pide profundizar las relaciones con Uruguay en energía e industria naval

Mújica elude hablar de austeridad pero resalta la importancia de la “sobriedad” para avanzar

El presidente de Uruguay, José Mújika, y el lehendakari, Iñigo Urkullu, tras el encuentro mantenido en Ajuria Enea.
El presidente de Uruguay, José Mújika, y el lehendakari, Iñigo Urkullu, tras el encuentro mantenido en Ajuria Enea.

El Gobierno vasco recibió ayer, por primera vez desde 2007, a un jefe de Estado extranjero. Lo hizo con una recepción en el patio de la Lehendakaritza en Vitoria, donde en cada minuto del acto estuvieron presentes los vínculos entre el presidente de Uruguay, José Mújica, su país y Euskadi.

Después de que Mújica saludara a nada menos que 32 personas, entre consejeros, diputados forales y representantes políticos, el lehendakari, Iñigo Urkullu, resaltó su propósito de que Euskadi y Uruguay, que cuenta con un millón de personas más que la comunidad autónoma pero su extensión es 24 veces superior a la del País Vasco, “crezcan juntos” y “avancen juntos en ámbitos como la educación, la cultura y la economía”. Sobre este último, detalló su interés por profundizar en los vínculos en materia ferroviaria, de redes de gas o de construcción naval, pero también en iniciativas socioeducativas comunes. Urkullu resaltó además que el país que preside Mújica, cuya tasa de desempleo ha rondado el 6,5% en los últimos meses en los que en Euskadi la tasa de paro ha ido en aumento sin descanso, es el primer exportador de software de Latinoamérica. El presidente latinoamericano, por su parte, resaltó además que Mercosur es el mayor mercado de alimentos y advirtió: “vino China y vendrán otros”.

El acto, marcadamente institucional y sin dejar lugar a preguntas de los medios, estuvo impregnado por el vínculo que une a Euskadi con Uruguay. Si Urkullu desempolvó el diario del lehendakari José Antonio Aguirre, que con su Gobierno en el exilio visitó Uruguay en 1941 e incluso cenó “con un compatriota llamado Mugika”, el propio Mújica agradeció que “nos dieron no solo el apellido, sino la dureza para levantarse mil veces cada vez que caemos”. Según indicó, sus antepasados vascos eran “ganaderos”.

Mújica, el único responsable institucional junto con los tres de las coaliciones en las que se encuentra la izquierda abertzaleMartin Garitano, que ya realizó una visita oficial a Uruguay en 2012, Juanjo Agirrezabala y Julen Arzuaga- que participó en el acto sin corbata, apostó por “la sobriedad como forma de vida” y aseguró que “cuanto más liviano sea el equipaje, menos compromiso tengo con las pequeñeces”. Eso sí, conocedor del intenso debate que existe en Europa sobre las políticas de austeridad, quiso eludir la palabra “muy vapuleada” en el Viejo Continente.

La visita del presidente uruguayo es la segunda de un importante dirigente latinoamericano esta semana, después del encuentro entre el lehendakari y el primer ministro de Perú.