Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las tropas imperiales invaden Santiago

Centenares de fanáticos de 'Star Wars' desfilan por el casco histórico compostelano

El alcalde de Santiago, Ángel Currás, junto a personajes de la saga, en el balcón del Ayuntamiento
El alcalde de Santiago, Ángel Currás, junto a personajes de la saga, en el balcón del Ayuntamiento

Había decenas de soldados imperiales, dirigidos por un pequeño ejército de Darth Vaders. Y por supuesto comparecieron varios Luke Skywalker, princesas Leia, Han Solo y algún tenebroso emperador como el que llevó hace mucho tiempo a una galaxia muy lejana por el camino del lado oscuro de la fuerza. No podían faltar los maestros Yoda  ni los moradores de las arenas -papeles reservados a los niños- junto a alguno disfrazado con las pieles del fiel Chewbacca o con los ropajes y las espadas láser  de otros conocidos caballeros Jedi. Las calles del casco viejo compostelano emularon esta tarde el cosmopolita puerto espacial del planeta Tatooine para llenarse de los personajes de La guerra de las Galaxias, un desfile de fanáticos de la saga cinematográfica de George Lucas que recorrió la Alameda compostelana y las rúas históricas para acabar confluyendo en la plaza del Obradoiro.

Los fanáticos de Star Wars, en algunos casos familias enteras, han convertido Santiago en un lugar para sus citas esporádicas. De los desfiles anteriores hay abundantes muestras gráficas en la Red, y esta tarde volvió a repetirse la marcha de uniformes blancos y capas negras entre las viejas piedras compostelanas. Los frikis galácticos incluso han situado en Santiago algunos escenarios de las películas, como la terrible Estrella de la Muerte, identificada con la Cidade da Cultura del monte Gaiás, aunque el enorme complejo arquitectónico se quedó fuera de la gira de hoy. Los seguidores de la serie habían empezado a llegar a Santiago en la noche del viernes, cuando aprovecharon para preparar la gran marcha guerrera.

El desfile, seguido por miles de curiosos, tuvo incluso su culminación institucional en el balcón del Pazo de Raxoi, sede del Ayuntamiento, frente a la catedral, donde el alcalde, Ángel Currás, rindió honores diplomáticos al emperador y a Lord Vader. El acto sirvió además para homenajear al actor recientemente desaparecido Constantino Romero, el hombre que dio voz en español a los susurros metálicos del malvado Darth Vader.