Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘La Traviata’ regresa a San Sebastián

La Quincena Musical programa la ópera de Verdi dos décadas después

El director de la Quincena Musical, Patrick Alfaya (centro), junto a representantes institucionales y de entidades en la presentación de la Quincena.
El director de la Quincena Musical, Patrick Alfaya (centro), junto a representantes institucionales y de entidades en la presentación de la Quincena.

El regreso de La Traviata de Verdi a la Quincena Musical de San Sebastián dos décadas después es uno de los atractivos de la 74 edición de este festival, que recurrirá a Shostakovich, Mahler y Nielsen para una conmemoración antibelicista del bicentenario de la quema y reconstrucción de la ciudad. La próxima edición, que se celebrará del 1 al 31 de agosto, recuperará también la danza con la representación de Romeo y Julieta, de Berlioz, y recibirá a las orquesta sinfónicas del Teatro Mariinsky, de la Radio de Frankfurt, Galicia y Euskadi, así como a la Orquesta de Cámara de Escocia.

Serán en total 63 conciertos los que conforman el cartel de este año, siete menos que en 2012, para los que se ha contado con un presupuesto de 1,1 millones, inferior en 250.000 euros al del año pasado. Si la crisis ha mermado los fondos, la subida del IVA cultural del 8 al 21% ha obligado a incrementar el precio de las entradas una media del 10% para los espectáculos del auditorio del Kursaal y el teatro Victoria Eugenia.

Lo explicaba hoy el director de la Quincena, Patrick Alfaya, en la presentación oficial del programa junto a los representantes de la instituciones y los patrocinadores privados que sustentan este festival, para el que se han renovado el 92,5% de los abonos.

En el año en que se celebran los 200 años de la destrucción de San Sebastián durante las guerras napoleónicas, la Quincena rendirá "un homenaje a la sociedad civil donostiarra", que decidió reconstruir una ciudad que el 31 de agosto de 1813 había perecido bajo el fuego. Para ello, ha elegido obras de gran carga simbólica, como la Sinfonía número 13 de Shostakovich, Babi Yar, que hace referencia a la matanza de miles de judíos a manos de los nazis en el barranco ucraniano de ese nombre y que la Orquesta del Teatro Mariinsky interpretará junto al Coro Easo y bajo la batuta de Valery Gergiev el 4 de agosto.

También se suma a este relato antibelicista la Sinfonía número 4 de Nilesen, La inextinguible, con la que el compositor danés quiso mostrar cómo el hombre supo "sobreponerse al desastre" tras la I Guerra Mundial y que la Sinfónica de la Radio de Frankfurt tocará el 24 de agosto bajo la dirección de Paavo Järvi. Y como cierre de este tributo, y también de la Quincena, el 31 de agosto la Orquesta de Galicia y el Orfeón Donostiarra interpretarán la Sinfonía número 2 de Mahler, Resurrección, en el que será el último concierto en el festival de Víctor Pablo Pérez como titular de la agrupación gallega.

La Quincena, además de celebrar el 200 aniversario del nacimiento de Verdi (1813-1901) con la escenificación de una de sus óperas más famosas, recordará también a su coetáneo Richard Wagner (1913-1883), con la Orquesta Mariinsky, que tocará el preludio del acto I de Lohengrin, y con la de Frankfurt, que abordará la Sinfonía Wagner de Bruckner, la número 3.

La Traviata se representación  los días 11 y 13 de agosto y será interpretada por la Orquesta Sinfónica de Euskadi y el Coro Easo bajo la dirección musical de Pietro Rizzo y la dirección de escena de Susana Gómez, y con Desirée Rancatore y Josep Bros en los papeles de Violeta y Alfredo. Se trata de una producción de la Quincena con el Festival de san Lorenzo del Escorial, la Fundación Baluarte de Pamplona y el Festival de Opera de Oviedo.