Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno pone a la Diputación de Ourense como ejemplo de gestión

Beteta asegura que el organismo ourensano "es un ejemplo de racionalización del gasto"

Descarta la fusión de municipios por el “cariño” de los ciudadanos a sus ayuntamientos

El secretario de Estado de Administraciones Públicas, Antonio Beteta, ha asegurado que la Diputación de Ourense "es un ejemplo de gestión y racionalización del gasto" para otras administraciones. Para el Ejecutivo central, el organismo controlado por el clan Baltar desde hace casi un cuarto de siglo, es un modelo a imitar a pesar del elevado gasto en personal (casi la mitad del presupuesto), los desorbitados salarios de diputados y allegados que ejercen cargos en chiringuitos paralelos, la investigación abierta por la Unión Europea por presunto fraude y corrupción en la gestión de fondos comunitarios o los enchufes masivos. Ni siquiera el paralizado ERE ha reducido el porcentaje del gasto en nóminas que en 2013 crecerá, como mínimo, un punto con respecto al año anterior. A pesar de ello, la Diputación ourensana tiene “unas cuentas saneadas” que ejemplifican "la eficiencia en la gestión y cooperación que debe existir entre gobiernos intermedios y municipios" según Beteta. Aunque evitó manifestarse “sobre el interior de las cuentas” de diputaciones o ayuntamientos.

Beteta aseguró que “el tamaño sí importa para la gestión” porque “España tiene un número importante de municipios y muy pequeños”. Sin embargo, aseveró que la fusión de ayuntamientos impulsada en otros países europeos, ni está ni estará en la agenda de reformas del Gobierno central. Y matizó que el impulso de las diputaciones en detrimento de las fusiones municipales “en absoluto” tiene relación con la pérdida de poder político que supondría la desaparición de miles de alcaldes y concejales. El secretario de Estado explicó que “respetan el cariño de los ciudadanos a sus ayuntamientos” por lo que no impondrán reorganización alguna. Incluso achacó la supresión de las diputaciones defendida por el PSOE y otros partidos políticos “a la pérdida de control político de estos organismos”.

El secretario de Estado, que acudió a la clausura de una jornada sobre el futuro de las provincias organizada por la Diputación ourensana, realizó varios anuncios. En primer lugar destacó que el Gobierno de Mariano Rajoy presentará el próximo mes el informe final sobre las reformas que aplicarán en las Administraciones estatal y autonómica. Así, explicó que las reformas “no estarán planteadas para recortar o reducir” y que servirán para “resolver competencias impropias y gastos derivados de las mismas”. Será a través de un listado que va a especificar, entre otras cosas, “qué actividades de las autonomías van a poder ser desenvueltas por los ayuntamientos complementariamente y cuáles no”. Beteta reveló que darán “más peso en el gasto público a los ayuntamientos en detrimento de las comunidades autónomas” y que “impulsarán” las diputaciones como administración fundamental en la prestación de servicios municipales. También explicó que un plan piloto de "racionalización de la estructura municipal" impulsado por Manuel Baltar ha sido recogido por el Gobierno central para ser implantado a partir de 2014 en las restantes diputaciones del Estado.

Más información