Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nou Barris pide atención a Trias

Más de mil vecinos del distrito se concentran en Sant Jaume

La manifestación reunió a diferentes reivindicaciones sociales
La manifestación reunió a diferentes reivindicaciones sociales

Los vecinos de Nou Barris, el distrito barcelonés más afectado por la crisis, lo han hecho todo para explicar su cabreo. Pleno tras pleno, audiencia tras audiencia, decenas de ciudadanos han asistido para denunciar el cierre del CAP de la Guineueta, los problemas de movilidad por el recorte de los buses de barrio, los desahucios, el paro, los pisos con aluminosis, Servicios Sociales que no dan abasto, el veto a la playa de la Prosperitat... Diversas reivindicaciones que ayer se hicieron oír en la plaza de Sant Jaume con un mensaje para el alcalde Xavier Trias y que se podía leer en las pancartas: ‘¡9barris  dice basta!’.

La protesta, convocada por la plataforma Nou Barris Cabreada, comenzó a las 18,30 en plaza Llucmajor. Ni esteladas ni rojigualdas: la bandera de los vecinos era la del hartazgo y la desesperenza frente al trabajo de los gobernantes, sea la Administración que sea. Había muchas canas, mechas de colores y rastas. El millar de asistentes cogió el metro —que abrió sus torniquetes— y entretuvo el viaje hasta la estación de Jaume I con canciones y consignas. No dudaron en dirigirse a los turistas que los miraban. Con una carta en francés e inglés, les explicaban el porqué de su protesta. “Fuera del paseo de Gràcia, de la Barcelona de cartón piedra, lo estamos pasando muy mal”, decía un hombre.

Ya en el centro, se congregaron en la plaza y leyeron un manifiesto. Los vecinos pedían ver al alcalde para entregarle una carta. En su lugar bajó el Comisionado de Participación, Carles Agustí que —previo tweet informando lo que hacía— intentó hablar con ellos. Esto caldeó los ánimos y un grupo intentó acceder por la fuerza a la Casa Gran. La Guardia Urbana tuvo que cerrar las puertas, tras lo que unos jóvenes respondieron trepando por la reja y lanzando objetos contra los agentes. Agustí tuiteó después que el alcalde y la regidora del distrito, Irma Rognoni, se reunirá con ellos “próximamente”.

A pesar de la tensión, los más viejos no se movieron de su sitio mientras se bloqueaban las puertas. Una mujer de 80 años, con una camisa en defensa del CAP, miraba con interés y agitaba su pequeña pancarta: “Tanto chorizo me hizo subir el colesterol”.