Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mascarell lamenta el maltrato al catalán, pese a que crece su uso

El 80,5% de la población sabe hablar en lengua catalana

El consejero carga contra el Gobierno central por su política lingüística

Ferran Mascarell, en una imagen de archivo, ha presentado ha presentado esta lunes el informe de política lingüística de 2011.
Ferran Mascarell, en una imagen de archivo, ha presentado ha presentado esta lunes el informe de política lingüística de 2011.

El catalán goza de buena salud, pero tiene una amenaza: la política lingüística del Gobierno de Mariano Rajoy. Este es el balance que hizo este lunes el consejero de Cultura, Ferran Mascarell, en la presentación del Informe de Política Lingüística de 2011, un estudio que la Generalitat hace cada cuatro años para analizar el estado del catalán.

El diagnóstico es positivo para la Generalitat: el catalán crece en uso habitual e incrementa su presencia en prácticamente todos los ámbitos. EL 96,3% de la población adulta entiende el catalán, un 80,5% lo sabe hablar y un 65% lo sabe escribir. Cifras que confirman un crecimiento gradual desde 1981, fecha en que la Generalitat hizo el primer estudio. Ese año sabían hablar catalán el 79,8%. El porcentaje de los adultos que lo saben escribir se ha doblado desde 1986, cuando solo el 31,6% podían redactar en lengua catalana. Desde 2007, el número de personas que tiene el catalán como idioma de uso habitual ha crecido en 430.000 hablantes, aunque el castellano sigue siendo predominante entre la población adulta: un 51,6% usa habitualmente el español, frente al 43% cuya primera elección es el catalán.

El único ámbito en el que desciende el uso del idioma propio de Cataluña es en la Justicia, donde el número de sentencias en catalán ha caído del 20,1% de 2005 al 13,1% de 2011. “Es el elemento más complicado que tenemos entre manos”, apuntó Mascarell, que estudiará como hacer frente a esta bajada. 

Pero el principal problema que preocupa al consejero de Cultura es la política del Gobierno central, que rechaza la inmersión lingüística que funciona en Cataluña. Por ello Mascarell valoró especialmente los resultados del estudio que contrastan, manifestó, “Con la adversidad permanente de las políticas estatalistas y de algunos partidos”. Para el consejero, la vía liderado por el ministro de Educación, Cultura, y Deporte, José Ignacio Wert, es inconstitucional. “No existe ninguna razón para que el catalán deba sufrir y aguantar determinados embates impropios de las funciones de despliegue de la lengua que explicita el artículo 3 de la Constitución”, subrayó.

El consejero también ha destacado los altos niveles de conocimiento el castellano, situados en el 100%. Ello demuestra, en su opinión, que ambas lenguas conviven a la perfección. “No existe ningún motivo para hacer del catalán un problema social. Probablemente lo que hay es cierta voluntad de dividir a la sociedad catalana”, apostilló.