Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP aprueba solo el PGOU de Jaén, que la oposición tacha de especulativo

El plan incorpora suelo para la Ciudad Sanitaria y la ampliación de la Universidad

La oposición afirma que se basa en recalificaciones urbanísticas y abusa de los centros comerciales

El alcalde, José Enrique Fernández de Moya, durante una visita al barrio de Las Infantas. Ampliar foto
El alcalde, José Enrique Fernández de Moya, durante una visita al barrio de Las Infantas.

El nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Jaén, el diseño urbanístico de la ciudad para las próximas décadas, ha nacido sin el deseado “consenso” predicado por el alcalde, José Enrique Fernández de Moya. El gobierno local, del PP, ha aprobado en solitario este martes el nuevo plan urbano. Los dos grupos de la oposición, PSOE e IU, discrepan de un modelo de ciudad que consideran especulativo al estar basado en las recalificaciones urbanísticas y la abundancia de centros comerciales. Tras la aprobación provisional por el pleno, el PGOU queda pendiente de su refrendo por parte de la Junta.

El alcalde destacó que el nuevo plan “otorgará a Jaén la capitalidad que le corresponde” y la convertirá en “referente en Andalucía”. El plan prevé la construcción de hasta 10.000 viviendas en la zona norte, una actuación que liderará la Sociedad Municipal de la Vivienda (Somuvisa) “para acabar con la especulación del suelo”, según Fernández de Moya. La edil de IU, Isabel Mateos, censuró que en la capital haya 7.000 viviendas vacías y otras 3.000 con necesidades de rehabilitación, y aludió a informes que alertan de que no hay recursos hídricos suficientes para el crecimiento previsto.

El PGOU incorpora el suelo necesario para la construcción de la Ciudad Sanitaria y para la ampliación de la Universidad. Y otro de los proyectos más destacados es una estación intermodal de transportes en la entrada norte de la ciudad, que integraría las estaciones de ferrocarril y de autobús. En esa zona se ha proyectado también el nuevo ferial, mientras que al actual se le daría un uso deportivo. La portavoz del PSOE, María del Mar Shaw, mostró el desacuerdo de su grupo a trasladar las estaciones de autobuses y de ferrocarril “a ocho kilómetros” del centro de la ciudad. Al mismo tiempo, los socialistas censuran la “proliferación” de centros comerciales y de ocio prevista por el PP. “Ideológicamente, el PGOU trae un modelo de ciudad que no compartimos”, aseveró Shaw.

El nuevo plan urbano tampoco da respuesta al eterno problema de las viviendas construidas en zonas inundables de Los Puentes. El concejal de Urbanismo, Javier Márquez, señaló que se hará una “regularización individualizada” de las viviendas que más afecten al dominio público hidráulico, pero la oposición cree que esa solución supone dejar en un limbo a centenares de viviendas.

La rebaja de la densidad constructiva y de la edificabilidad en el casco histórico y la construcción de una gran zona verde en el sur son otras actuaciones recogidas en el nuevo planeamiento. La oposición criticó que el pleno haya dado la aprobación provisional sin contar con el informe previo del Consejo Económico y Social (CES), que había pedido 10 días para su estudio.