Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Consorcio de Residuos decide anular dos contratos de la incineradora

Ordizia consultará a los vecinos sobre el mejor modelo de recogida selectiva de la basura

Maqueta de la incineradora proyectada en Zubieta.
Maqueta de la incineradora proyectada en Zubieta.

La asamblea del Consorcio de Residuos de Gipuzkoa (GHK en sus siglas en euskera) ha aprobado iniciar el procedimiento para la anulación de los contratos que tenía con las ingenierías IBH y RESA, contratadas en la anterior legislatura para desarrollar el proyecto de incineradora de Zubieta, según informa esta entidad en un comunicado. Los servicios jurídicos de GHK aseguran haber encontrado “infinidad de irregularidades” en la contratación de trabajos por 8,3 millones de euros.

“Estos dos contratos \[con RESA e IBH\] son nulos de pleno derecho, no válidos”, asegura el consorcio, presidido por el ex diputado foral de Medio Ambiente, Juan Carlos Alduntzin, y con mayoría de representantes de Bildu. En el caso de RESA, que se adjudicó un contrato por 6,8 millones, “participó desde el comienzo en la redacción de los pliegos donde se detallaba qué trabajos habría que realizar, cómo hacerlos, con qué costo, y cómo valorar la empresa más adecuada”.

IBH, añadió el consorcio, “comenzó a cobrar facturas antes de ser contratada”, y una vez firmado un contrato directo de 100.000 euros “tuvo información privilegiada para lograr un segundo contrato que daba continuidad al primero por un valor de 1,4 millones”.

El Consorcio de Residuos anuncia que la rescisión de estos contratos va a ser “el primer procedimiento contra contratos del proyecto de la incineradora de Zubieta”, adjudicada durante la anterior legislatura, cuando la Diputación estaba en manos del PNV.

Esta formación política ha salido al paso de la decisión adoptada por GHK y asegura que “todos los contratos adjudicados” para la construcción de la incineradora “fueron formalizados correctamente” y fueron auditados “sin advertir tacha alguna de irregularidad”.

El PNV concibe la decisión del consorcio como una estrategia para echar abajo la incineradora que comenzó “las amenazas de judicialización dirigidas a las entidades financiadoras de las infraestructuras” y que culminará con “la denuncia a la UTE adjudicataria” de las obras de la planta de combustión.

Por otro lado, el Ayuntamiento de Beasain, en manos de Bildu, abrirá un “proceso de participación sobre el puerta a puerta” entre los vecinos de esta localidad tras conocer que es un sistema viable en este municipio del Goierri. Ordizia quiere implantar un modelo de “recogida selectiva personalizado” con el fin de lograr una tasa de reciclaje del 80% de la basura. Pretende seguir los pasos que se han dado en pueblos próximos como Legorreta, Zaldibia o Itsasondo.

.