Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alerta por aludes en varias zonas del Pirineo

Mueren dos excursionistas por una avalancha de nieve en la cara norte de la sierra del Cadí

Protección Civil de la Generalitat ha decretado para hoy y mañana una prealerta del Plan especial de emergencias por alto riesgo de aludes en diversas zonas del Pirineo. La advertencia se produce horas después de la muerte de dos excursionistas, Jacint H.P. y Pere G.V., de 38 años y vecinos de Santa Perpètua de Mogoda (Vallès Occidental), por una avalancha de nieve en la cara norte de la sierra del Cadí.

Protección Civil considera que el grado de peligro es fuerte (4 sobre 5 en la escala europea) en la áreas de Ribagorçana-Vall Fosca, Pallaresa, Ter-Freser y vertiente norte del Cadí-Moixeró. En el resto de zonas el grado de peligro es de 4 sobre 5.

La prealerta del plan Allaucat se debe al empeoramiento del tiempo en una gran parte de Catalunya. Desde el pasado viernes está lloviendo y también ha nevado en las comarcas de montaña y en zonas de les Garrigues y de Tarragona. Y con el previsible aumento de las temperaturas serán probables los aludes de nieve por fusión, de tamaño medio en todas las orientaciones, sobre todo a partir de los 2.300 metros. En las cotas altas se están formando placas que con el viento pueden desprenderse al paso de personas.

Mientras dure el peligro de aludes, Protección Civil recomienda restringir las actividades de alta montaña, como la práctica del esquí fuera de las zonas delimitadas, las travesías y la escalada, y, en cualquier caso, extremar las medidas de autoprotección.

Los dos excursionistas que han sido rescatados muertos esta madrugada en la cara norte de la sierra del Cadí fueron sorprendidos por un alud cuando realizaban una travesía con esquís por la Canal del Cristall del Cadí, en la zona de Estana, término municipal de Montellà i Martinet.

Los cuerpos sin vida de los excursionistas quedaron sepultados bajo una capa de nieve de más de un metro de espesor y fueron localizados por los equipos de rescate gracias a las señales emitidas por el dispositivo de emergencia Arva que portaban.

La zona en la que se produjo el desgraciado accidente es una canal con altas paredes laterales muy frecuentada por escaladores. Vecinos de la zona han manifestado que es imprudente practicar actividades de alta montaña en las actuales condiciones climatológicas.